La calidad del ganado se verá afectada por las pasturas pasadas por agua. La siembra de girasol se deterioró en un 50%.


Las lluvias e inundaciones en el Chaco llevaron a una “muy mala“ situación para las actividades agrícola y ganaderas locales, dijo este lunes el presidente de la Sociedad Rural provincial, Enrique Santos. En declaraciones a la FM 104.7 de la capital provincial, Santos contó que “en las zonas ganaderas afectó a las pasturas y, por lo tanto, a la calidad de la hacienda que desde algunos lugares debe ser traslada a otros más altos“.

Enrique Santos presidente de la Sociedad Rural del Chaco.

“En estas circunstancias es importante la intervención del Senasa, hasta ahora ausente, porque esa hacienda debe ser vacunada“, aseguró Santos. En este sentido, expresó que “lo más grave es en el sur de la provincia, donde hay un mar de agua, como se puede observar a ambos lados de la ruta nacional N° 11, camino a la provincia de Santa Fe“.

Según el productor agropecuario, el canal cerca del límite entre ambas provincias está desbordado. En el sudoeste de la provincia, donde los campos se destinan preferentemente a la agricultura, “hay mucha agua que afectó a muchos lotes de algodón, se viene perdiendo mucho girasol y no creo que se pueda sembrar la soja de segunda“.

En relación al girasol puntualizó que “se cosechó alrededor del 50% y la otra mitad es la que fue afectada por el agua que si se escurre rápido igual va a afectar la calidad de los granos y el rinde del cultivo“. Para el presidente de la Sociedad Rural de la provincia “todo esto amerita la ayuda del gobierno nacional a la provincia del Chaco. No sé qué ayuda nacional llegó al Chaco. El gobernador, Domingo Peppo, está hoy en Buenos Aires haciendo gestiones, que espero tengan buenos resultados“, cerró.






Comentarios