Se tratarían de un padre e hijo. Uno de ellos se escapó de un hospital psiquiátrico.


Los cuerpos calcinados el jueves pasado en Villa Cáceres de Sáenz Peña fueron identificados por la Policía. Serían un padre y su hijo de apellido Molas, ambos residían en un asentamiento informal, los cadáveres fueron hallados entre restos de basura.

Uno de ellos estaba denunciado como desaparecido de la Sala de Salud Mental del Hospital 4 de Junio. El médico, Marcos Carballo manifestó que se había ido del servicio sin autorización para luego regresar por voluntad propia, aunque se quedó por cinco días. Decidió retirarse sin un alta médica.

De investigaciones realizadas y declaraciones de testigos las personas fallecidas fueron reconocidas como “Tito” Molas y Virgilio Molas, hasta el momento desconocen las edades y quién es cada uno debido a que los DNI se quemaron en el lugar. Según publicó Diario Chaco.






Comentarios