Se trata de un estudio que incluirá solamente algunas mesas, en ochos provincias argentinas, durante las elecciones presidenciales de este domingo.


Este domingo 27, en el contexto de las elecciones presidenciales, se realizará una prueba piloto del sistema de identificación biométrica, para verificar la identidad del elector al escanear su huella digital. Esto alcanzará un total de 1.264 mesas de votación, distribuidas en 126 escuelas en las provincias de Chaco, Corrientes, Jujuy, Formosa, Misiones, Salta, Mendoza y Buenos Aires.

La Cámara Nacional Electoral (CNE) explicó que esta búsqueda de utilización del sistema biométrico busca reforzar los controles en la frontera para impedir el fraude electoral, que se presenta cuando ciudadanos de países fronterizos intentan votar sin estar habilitados, ya que no tienen residencia y pueden ser objetos de prácticas clientelares. Para concretar esta experiencia el Instituto de Estudios Políticos y Electorales (IEPE) se encargó de desarrollar jornadas de capacitación, sensibilización y difusión para electores para esta segunda etapa de la prueba piloto.

La prueba es de carácter voluntario -no obligatorio- para los electores de las mesas incluidas, y la decisión de cada persona no invalida el voto pues se está pidiendo la colaboración del electorado. En esas mesas, el votante accederá al dispositivo, colocará su pulgar derecho en una pantalla, luego de ingresar su DNI, y ambos datos se cotejarán. A través de un sistema ágil, la prueba piloto “busca comprobar la identidad biométrica de los electores empadronados en las mesas seleccionadas y permitirá, además, detectar migraciones electorales fraudulentas o la sustitución de identidad también conocida como el doble voto”. Por ello es que se ha elegido mayoritariamente a provincias fronterizas.




Comentarios