El círculo de farmacéuticos de Sáenz Peña alertó por la situación que atraviesan los comercios y la falta de asistencia en salud de la comunidad.


La preocupación se acrecienta por la caída en las ventas registradas en el primer semestre, las que se suman a las que se vienen dando desde hace un año en farmacias de la ciudad. Desde el Círculo de Farmacéuticos de Sáenz Peña, alertaron por la situación que atraviesan los comercios y la falta de asistencia en salud de la comunidad.

Según datos ofrecidos por la Confederación Farmacéutica de la Argentina, en el primer semestre cayó un 14% la cantidad de medicamentos vendidos de forma interanual en junio.

Sobre ello Francisco Sáez, presidente del Círculo de Farmacéuticos de la ciudad termal, manifestó que en los últimos seis meses no se registró en la ciudad el cierre de farmacias, pero sí una importante caída en las ventas de medicamentos y perfumerías. “La situación del país es complicada, y ello impacta en los clientes que ya no gastan en perfumería. Pero lo grave es que tampoco se gasta en medicamentos”, reveló.

Aseguró que esta situación complica a las farmacias más pequeñas de la ciudad, y sobre todo a las que se ubican en el sector sur de la ciudad. “Hace pocos meses se abrió una Farmacia de cadena en la zona sur, a pocos metros de tres Farmacias instaladas hace años. Esto hace que la supervivencia de dos de por lo menos de las tres, se vea comprometida seriamente en los próximos meses”, indicó Sáez.

El presidente del Círculo de Farmacéuticos de la ciudad señaló que esta crisis la padecen más las Farmacias pequeñas “ya que son ellas quienes tienen menos espalda y menos capital para soportar los vaivenes de la economía. Y a su vez, las Farmacias que son de cadena, tienen toda la red de las otras Farmacias para soportar estas situaciones”.

Esta crisis que atraviesan las farmacias se ve también reflejada con la metodología de trabajo que aplican las obras sociales. Sobre ello, Sáez informó que un medicamento que cuesta $ 100, con el descuento de la obra social ese medicamento pasa a valer $ 50. “Y esos $ 50 no se cobran a futuro, sino que se termina cobrando $ 30 o $ 27 pero recién a los seis meses. Si se multiplica con la cantidad de pacientes, eso complica seriamente con los vaivenes de la economía”, finalizó.




Comentarios