Dieron detalles de los pagos que realizaba el imputado por fraude a la administración pública.


Testigos del juicio oral por la causa “Embrujo” dieron cuenta de los pagos que realizaron algunos de los imputados para las compras de materiales y gastos de construcción de la casa que Diego Correa poseía en Playa Unión en donde además se levantaron tres departamentos.

En el inicio de la tercera jornada del juicio oral y público, el primero en declarar fue Mario Nahuelcheo, un investigador de la Unidad Anticorrupción que creó el procurador Jorge Miquelarena, cuando en el año 2017, comenzaron a denunciar distintos hechos ilícitos vinculados con funcionarios provinciales y fondos públicos.

El testigo realizó tareas operativas acerca del movimiento de los imputados que culminaron en detenciones y el desbaratamiento de una posible asociación ilícita que hoy tiene a 12 personas sentadas en el banquillo de los acusados.

Nahuelcheo dio cuenta de los movimientos de los integrantes de la asociación que investigaba, los vehículos que utilizaban, los domicilios particulares que usaban como sede de las empresas que habían creado. Todo esto fue en el marco de la tarea de campo de la investigación que coordinaban los fiscales generales Omar Rodríguez y Alex Williams.

El testigo ratificó las acciones descriptas en la segunda jornada del juicio por parte de Juan Carlos Núñez y ante una pregunta puntual del querellante Eduardo Hualpa, manifestó haberse “sorprendido” cuando los imputados se percataron que tenían sus teléfonos intervenidos al punto tal de conocer los nombres y documentos de los investigadores y que además “apuntaban” al propio procurador general.

El segundo en declarar fue Juan “pichón” Moreira, propietario del corralón “VS Materiales” con sede en la ciudad de Trelew. Dio cuenta de las ventas de materiales de la construcción que realizó a Diego Correa para la edificación de su casa en Playa Unión y los tres dúplex en el terreno lindante, a través de las empresas Dual Core y Sepat.

“Para nosotros era una cuenta corriente normal de cualquier persona que construye una vivienda”, declaró Moreira. En el juicio reconoció la documentación de su empresa que acreditaba las cuentas corrientes que lo vinculan con Correa en carácter de cliente.

El imputado pagaba el retiro de materiales “en dinero en efectivo que traía en una mochila y si el monto era importante, con el dinero envasado al vacío. Muy pocas veces pagaba con cheques”, indicó Laura Díaz, empleada administrativa de VS Materiales. Por otra parte, explicó que del año 2014 al momento del pedido de la fiscalía fueron aproximadamente 1.800.000 pesos girados.

Según la testigo también los pagos que se cancelaban eran por las empresas Dual Core y en algunos casos en nombre del exgobernador Mario Das Neves al que “nunca vi”. Ante preguntas de los defensores, la testigo dijo que “el pago en efectivo por montos importantes es normal”.

Otro de los testigos convocados fue Valdomiro Beltrán un albañil de Rawson que fue contratado para la construcción de la casa y los dúplex de Correa en Playa Unión. Estaba bajo la supervisión de otro de los acusados, el maestro mayor de obras, Jorge Godoy. El peón de obra dijo que los materiales eran provistos por la empresa “VS Materiales” de Trelew, además comentó que Correa iba muy pocas veces a la construcción. “Los pagos me los realizaban Godoy o Correa, siempre en efectivo”, informó.

Beltrán fue citado por los fiscales en febrero del año 2018. Tras esto le anunciaron que se suspendían las obras “porque nos están investigando, pero por lo que te debemos no te preocupes”, le dijeron. Un mes después se producirían las detenciones, allanamientos y secuestros de documentación, vehículos y divisas. Según publicó Diario Jornada.





Comentarios