El movimiento de la capital misionera y municipios del sur de Misiones, jornada casi normal, salvo en algunas escuelas.


El comercio posadeño, jaqueado por la competencia de Encarnación, abrió hoy sus puertas, alentado por el funcionamiento del servicio urbano de transporte. Pero la actividad hotelera se vio resentida por la falta de vuelos al Aeropuerto San Martín, salvo el de FlyBondi con frecuencias a El Palomar, Buenos Aires, y Córdoba.

La UTA anunció que su paro se realizará este miércoles 1º de mayo, Día del Trabajador, mientras que en estos dos días no funcionará la recolección de basuras. El gremio de Comercio recién adherirá mañana, según lo dispuesto por la CGT.

Lo que sí impactó en el movimiento del centro de la ciudad capital de Misiones fue el cierre de los bancos, pues la entidad que agrupa a sus empleados adhirió al paro. También anunció que no serán recargados los cajeros, ya que en esa tarea colaboran los bancarios y también los empleados de seguridad que pertenecen al gremio camionero. 

La administración pública cerró sus oficinas en las comunas, mientras que organismos como Anses continúan atendiendo a sus afiliados. La Municipalidad de Posadas abrió esta mañana, pero se constató la ausencia de numerosos empleados que impidió la atención habitual.

El tren internacional que une Posadas-Encarnación funcionó con normalidad, al igual que Migraciones, lo que facilitó el traslado de clientes que compran productos en Paraguay. También trabajan los estacioneros, con lo que está asegurada la provisión de combustible, que hoy aumentó de precio.

En las escuelas, la asistencia fue dispar porque la UDPM dirigida por la oficialista Stella Maris Leverberg tiene un sector disidente que sí adhirió a la medida de fuerza. La huelga fue dispuesta a nivel nacional por el gremio moyanista de los camioneros y las dos CTA, dirigidas por Hugo Yasky y Pablo Micheli.  






Comentarios