Flores es dirigente de la UTA en Misiones. También hubo amenazas de muerte de la ex mujer e hijas del sindicalista. 


La Justicia ordenó este lunes la detención del sindicalista y ex intendente de Candelaria, Omar Flores, por violencia de género contra Cintia Ch. de 34 años con quien convive hace ocho años. La decisión de apresar a Flores la tomó el juez de Instrucción Nº 3, Fernando Verón.

La mujer denunció que fue golpeada por el político, quien se postula a la comuna de esta ciudad a 35 kilómetros de Posadas. El médico policial Jorge Daniel Britos, examinó a la denunciante, diagnosticando un hematoma en el labio superior derecho. 

Ya en febrero, en medio de un escándalo por la construcción de un motel a su nombre presuntamente con fondos comunales, Flores había sido denunciado por violencia de género en Ituzaingó, Corrientes. En ese momento se fijó para el ex intendente una orden de restricción de acercamiento a Cintia Ch. que finalmente no se cumplió porque ambos volvieron a estar juntos.

Ahora, Cintia Ch. denunció que la golpeó y la amenazó de muerte. Además está imputada la ex concubina del también gremialista de los choferes de ómnibus. La ex mujer de Flores también habría participado de llamados amenazantes y mensajes or WhatsApp dirigidos a Cintia. 

Flores se presenta como un hombre poderoso dentro del sindicalismo, ya que integra la conducción misionera de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Además ha sido intendente de Candelaria por dos períodos desde 2007 a 2015.

Cintia y Omar Flores no tienen hijos en común. La situación se ha agravado desde febrero cuando Cintia denunció a su pareja por violencia de género en Ituzaingó, Corrientes. Se dictó la prohibición de acercamiento, pero luego de lo sucedido ambos volvieron a la ciudad de Posadas, a su domicilio actual en Avenida  Constitución 2560.

Flores, debido a su campaña como intendente, tiene otro domicilio en Avenida 20 de junio y Perito Moreno, Candelaria. Aunque gran parte del día permanece en Avenida Mitre 1487, sede del gremio UTA Posadas.

Cintia Ch. declaró que, cuando el ex intendente se encontraba en Posadas, llegaba bastante ebrio por las noches y la obligaba a tener relaciones sexuales, sin su consentimiento, y si no accedía la amenazaba con pegarle y echarla de la casa.

El sábado, a las 23, viajó a Candelaria junto a Flores y otra ex mujer del sindicalista, Alejandra B., con la cual tiene un hijo en común y se encuentra separado hace 9 años. Hubo una discusión dentro del vehículo y en plena ruta nacional 12, Flores la tomó de los pelos, quiso obligarla a bajarse en medio de la noche y como se negó le pegó una trompada en la boca.

La discusión continuó durante el retorno a Posadas, hasta que llegaron su casa, en Avenida Constitución 2560. Cintia bajó de la camioneta y comenzó a gritar para pedir ayuda a los vecinos, mientras Flores se retiró del lugar.

No terminó allí el calvario de Cintia porque comenzó a recibir llamados amenazadores de su ex mujer y también de Micaela y Marianela, otras hijas fruto de otro matrimonio de Flores. Allí se repitieron las amenazas de muerte. La mujer pidió protección y medidas urgentes, debido a la agresividad demostrada por el sindicalista.






Comentarios