En un radio de 10 kilómetros no podrán faenar animales, hasta completar la vacunación. Piden controlar a murciélagos.


El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) confirmó en su laboratorio de Candelaria un brote de rabia paresiante en paraje Tobuna, en el departamento de San Pedro, Misiones.

El Senasa ratificó la interdicción preventiva que había dispuesto al predio del caso, al detectar la sospecha de la enfermedad. La medida fue ampliada a los establecimientos ganaderos que se encuentran en un radio de diez kilómetros.

La medida implica la suspensión de la faena y los movimientos de animales para carnear, en esos campos. Rige hasta que completen el esquema de vacunación, según las normas dispuestas por el Senasa.

La vacunación es obligatoria en los brotes y abarca a la totalidad de los animales de las especies bovina, equina, porcina, caprina, ovina y canina.

El Senasa recomendó a los productores informar con prontitud la presencia de animales con signos nerviosos (dentro o fuera del brote), y la detección de refugios donde habiten o sospechen la presencia de murciélagos vampiros.






Comentarios