Los empresarios de transporte justificaron el accionar de las fuerzas de seguridad.


Una fuerte polémica se desató este martes en Posadas, donde una vendedora ambulante fue detenida por la Policía mientras comercializaba chipás en la Terminal de Transferencia de la avenida Quaranta.

El hecho se produjo ayer por la tarde y provocó una gran indignación en las redes sociales, ya que en las imágenes se puede ver a la mujer esposada y llorando.

Por ese motivo, la empresa concesionaria, Servicios Urbanos S.A., salió a dar su versión de los hechos, y emitió este miércoles un comunicado en el que explica por qué se produjo la detención de la “chipera”.

“Ante la información publicada por varios medios de comunicación y replicada reiteradas veces en las redes sociales, Servicios Urbanos S.A. desea aclarar que la prohibición de la permanencia de vendedores ambulantes en acciones de comercialización de productos responde a la funcionalidad del predio y a la logística de ómnibus y usuarios que permiten el funcionamiento del sistema integrado”, sostiene el documento difundido por la firma, que fue publicado por Misiones Online.

“Los espacios por los cuales los usuarios deben movilizarse para realizar las conexiones deben brindar fluidez y seguridad. Por tal motivo, en todas las terminales de transferencia del mundo, estas acciones de comercialización están prohibidas. En este caso en particular, la señora afectada fue numerosas veces informada de tal prohibición haciendo caso omiso, con una actitud agresiva y propinando insultos al personal de seguridad, razón por la cual se procede a su detención“, concluye el mensaje.






Comentarios