Hace dos meses Nación aprobó su ingreso al programa Buscar y una recompensa de 250.000 pesos por cualquier información o datos concretos de su paradero.


Buscan cotejar si los restos óseos humanos hallados a principios de este mes en una zona de bañados del barrio Pratt de Posadas, pertenecerían a Manuel Ifrán. El hombre de 72 años padece de alzheimer y había desaparecido en la madrugada del miércoles 12 de abril del año pasado luego de salir de su casa de la calle Oberá del barrio Mini City.     

Los hijos de Ifrán se sometieron a una extración de ADN para que los genetistas del Poder Judicial puedan corroborar si los restos pertenecerían a su padre, aún así, no descartan encontrarlo con vida. El titular del Juzgado de Instrucción Dos, César Yaya, solicitó la intervención de antropólogos y entomólogos para que determinen la fecha de muerte del esqueleto.

Las fuentes judiciales aún no tienen confirmación en las pericias, pero en base al deterioro de las prendas de vestir con las que fue hallado especulan que podría haber estado allí un año. Durante el proceso los forenses analizaron cada resto óseo para determinar alguna lesión e identificar si fue golpeado o si tuvo una muerte natural.

Manuel Infrán de 72 años, desapareció en abril del año pasado y padece de alzheimer.

El esqueleto había sido encontrado por un grupo de operarios de una empresa que realiza puntos de nivel para la colocación para postes de líneas de alta tensión. Alertaron a la Policía, personal forense confirmaron que se trataba de restos humanos e identificaron las ropas con las que se había encontrado: pantalón de vestir de color gris, cinto con hebilla y ropa interior que podría ser negra con gris, además de un calzado tipo “sorpasso” y una dentadura postiza.

Las fuentes policiales informaron que por el paso del tiempo, las prendas estaban deterioradas y desteñidas. Los hijos de Ifrán manifestaron que no pudieron verlas hasta el momento, por lo que no pueden saber si pertenecen o son parecidas a las que usaba su padre. Según publicó El Territorio.




Comentarios