Una pareja oriunda de nuestra ciudad denunciaron que les desarmaron el auto que le habían retenido enVilla María.


Una pareja oriunda de Pergamino, denunciaron que les desarmaron el auto retenido en Villa María. Fueron a buscar el vehículo que le habían retirado en febrero por una infracción, pero lo encontraron sin ruedas ni estéreo, además de otros “detalles”. Aseguran que denunciarán penalmente a los responsables.

Una familia de trabajadores pergaminense, Eugenia y Germán Martínez pudo alcanzar el sueño de tener su primer auto, un Ford Fiesta modelo 96 “que anda muy bien”, según dijeron a un diario local. “Como todo el que tiene el primer auto, quiere usarlo, y así fue como en febrero de este año quisimos veranear en Córdoba”, relataron.

Al regresar de Villa Carlos Paz, los detienen en la ruta y como el vehículo no tenía aún la transferencia, se los retuvieron. “Volvimos a Pergamino e hicimos todo. La transferencia, pagamos la multa y con eso en orden regresamos hoy -por ayer- en colectivo a Villa María con la esperanza de volver en auto”, relataron.

Así encontraron el auto en el depósito policial

A las 6.45 estaban parados en la puerta del Juzgado de Faltas, “donde nos atendieron muy bien” y les dieron la orden de liberación del vehículo firmada por el juez Héctor Paschetto.

El segundo paso era ir a las oficinas de Federación Mercantil, que tiene la “guardería” de vehículos retenidos.

En el predio de Maciel y Jujuy comenzaron a ir mal las cosas. Notaron que los empleados se miraban entre sí, hablaban por teléfono y finalmente apareció un director que les pidió 30 días para concretar la devolución. “No lo podíamos creer. Nosotros no podemos volver a Villa María en colectivo a buscar el auto”, relataron.

Empezó allí un peregrinar del matrimonio. Al Juzgado de Faltas, a la sede de Federación Mercantil, a la Municipalidad y otra vez a la empresa, donde finalmente les dijeron que debían abonar por “la estadía 123 mil pesos”. “Mi marido les dijo que los iba a denunciar y empezaron con más vueltas.

Bajaron el monto de la estadía a 20 mil y luego a 15 mil, dinero que nosotros no tenemos”, señaló.Pero entre tantas idas y vueltas, le dijeron la verdad: “No te podemos dar el auto porque le faltan tres ruedas y el estéreo”.

No dudaron y se dirigieron a la comisaría, de allí, sin poder hacer la denuncia, un vecino se compadeció de la situación y los llevó hasta el predio de Uritorco y Mercedarios, donde ya no hay depósito vehicular.

“Los mismos vecinos de allí nos mandaron a un cementerio parque, donde tienen los autos guardados. El nuestro estaba: le habían cambiado las gomas, del estéreo no tenían noticias, tenía rotos los faroles delanteros y la puerta estaba abierta, cuando yo la había dejado con llave”, remarcaron.

Les quedó resonando la frase del juez Paschetto, que procuró ayudarlos por todos los medios: “Siento vergüenza ajena”, decía el juez de Faltas.

Después de gastar unos seis mil pesos entre pasajes de Pergamino a Villa María más taxis, debieron volver sin el auto y con la certeza de que no les queda otro camino que denunciar penalmente a los que les desguazaron el vehículo y encima, les querían cobrar.




Comentarios