Hay cuatro calesiteros que se suman a esta colecta en beneficio de la ONG Suma de Voluntades. 


Volvieron las vueltas gratis en calesita a Paraná. Alumnos de guarderías y Jardín de Infantes podrán pasar una tarde diferente y divertida a cambio de un paquete de galletitas dulces. Varias calesitas de la ciudad se sumaron a esta movida solidaria para colaborar con la ONG Suma de Voluntades.

De esta iniciativa participan las calesitas de plaza Sáenz Peña, el Puerto, el parque Nuevo y el parque Gazzano. Todo lo recolectado será dividido entre tres comedores que la ONG tiene a cargo y gracias a los cuales más de 1.000 chicos de los barrios San Martín, Antártida Argentina y Mosconi reciben alimentos, según informa UNO.

“Invitamos a todos los jardines y guarderías de la ciudad a que vengan y de entrada cada chico tiene que traer un paquete de galletitas dulces, que luego destinaremos a los tres comedores que atiende Suma de Voluntades, quienes antes asistían a 400 chicos y ahora tienen cerca de 1.000 y les está costando reunir este producto para las meriendas”, señaló el calesitero creador de esta iniciativa, Martín Apaldetti.

Para poder colaborar, las instituciones deben anotarse previamente para que se les asigne un día y horario. Para ello tiene que comunicarse con el calesitero al (0343) 154687588, o a través del Facebook Calesitas de Paraná.

En cuanto a la duración de la campaña Martín señaló: “Íbamos a hacerla las dos últimas semanas de septiembre, pero decidimos arrancar desde ahora y extender esta campaña hasta que terminen las clases“. El calesitero realiza este tipo de actividades que alegran a grandes y chicos hace 16 años.

En cuanto al destino de las donaciones comentó: “Empezamos hace mucho, en el 2002, con el Voluntariado de hospital de niños. Quienes están a cargo son unas genias y hay mucha gente que colabora con ellas, por lo que están bastante cubiertas. Ahora empezamos con Suma de Voluntades porque me hablaron del laburo que realizan, me acerqué y vi que trabajan de una manera integral, ocupándose de chicos y de familias en situación vulnerable. El concepto que tienen para hacerlo es muy bueno, con un corazón enorme”.

Al mismo tiempo señaló que en el 2017 esta movida logró juntar tantas donaciones que cubrieron la necesidad que los comedores tenían durante todo el año y las vacaciones de verano. “Este año volvimos a hacer esta cruzada en mayo y la reeditamos ahora, porque la situación que se pasa en los barrios más carenciados es muy difícil y no queremos que ningún nene se quede sin comer. Por eso también la extendemos hasta que terminen las clases”, remarcó.




Comentarios