Así lo confirmó la Bolsa de Cereales de la provincia y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).


Un productor en Entre Ríos necesitó obtener 3.551 kilos por hectárea promedio de maíz de segunda para hacer frente a los costos en la campaña 2018/19, según estimaciones de la Bolsa de Cereales de la provincia y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Las entidades hicieron el cálculo y coincidieron en el diagnóstico, tomando como referencia un precio esperado de $6.556 por tonelada; en el caso de la cosecha se consideró un valor fijo de $3.300 por hectárea para todas las zonas.

El documento desagregó por zonas a Entre Ríos, segmentando productivamente la provincia en norte, sur, este y oeste.

Para la zona sur, un productor necesita 3.350 kilogramos sin arrendamiento y 4.280 con arrendamiento de trigo para alcanzar un resultado positivo; mientras que para el norte debe obtener 3.050 y 3.640, respectivamente.

En la zona oeste, necesita 3.200 y 4.090 kilogramos sin y con arrendamiento; en tanto que en el este de Entre Ríos tendrá que producir 3.100 y 3.700, respectivamente.

El informe tuvo en cuenta el costo medio de labores e insumos, el margen bruto por unidad de superficie, el rendimiento de indiferencia y el retorno directo por peso gastado.

Los precios de los insumos (semillas, agroquímicos, fertilizantes) tomados para el cálculo del costo de implantación y protección del cultivo fueron los vigentes durante agosto de 2018.




Comentarios