Si bien el proyecto pretende sumar a más de 50 mil hectáreas a la zona protegida, los cambios dejan nuevas zonas protegidas habilitadas para el uso inmobiliario.


Organizaciones ambientalistas rechazaron el proyecto que envió el Ejecutivo neuquino para la modificación de la ley de Bosques, que crea nuevas zonas protegidas habilitadas para el uso inmobiliario.

Según informó lmneuquén, el Ordenamiento Territorial del Bosque Nativo, que tuvo impulso del gobierno nacional tiene como objetivo la protección de los sectores que cuentan con forestación y por tal motivo, busca sumar a más de 50 mil hectáreas en Neuquén.

Bosques Neuquén (web).

La UBA, a través de un comunicado del Instituto de Ciencias Antropológicas, reconocieron “un sugestivo apuro” respecto al tratamiento de la ley en la previa al cambio de autoridades que se realizará en los próximos días.

“La modificación propuesta, implica un traspaso de las hectáreas definidas como ‘rojas’, que son las de rango de mayor protección, en un 86 por ciento, aunque también elevan a 43 por ciento las de color verde”, indicaron.

A su vez, desde la entidad marcaron que tras el cambio que se busca implementar, zonas como cerro Bayo y el cerro Chapelco, “se encuentran puntos ‘críticos’ por el nivel de disputa con diversos actores locales y las comunidades mapuches”, ya que consideran el “interés para emprendimientos inmobiliarios”.

Greenpeace se opuso a la nueva ley (web).

“Con construcciones en esos cerros se pone en juego la vida de todos los que viven abajo. No es solo proteger el árbol, sino proteger la vida de todos”, indicó Gerardo Ghioldi, miembro de la Biblioteca Popular Osvaldo Bayer de Villa La Angostura.

Por otra parte, el activista aclaró que el proyecto “responden a los intereses de penetrar en el bosque nativo para transformarlo en tierra inmobiliaria”.

“Queremos manifestar nuestra profunda preocupación por el proyecto de modificación de la Ley 2.780 de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de Neuquén. Vecinos, comunidades mapuches y organizaciones sociales de San Martín de los Andes y Villa La Angostura han rechazado públicamente y en los talleres, que se realizan de acuerdo a la Ley de Bosques, que se avance con el desmonte con el objetivo de permitir nuevos desarrollos inmobiliarios sobre bosques protegidos”, publicó Greenpeace, a cargo del coordinador de la campaña de bosques, Hernán Giardini.




Comentarios