El siniestro se produjo sobre la Ruta 22 a la altura de Ignacio Rivas. 


Un policía neuquino, que se encontraba de franco, chocó este viernes en la madrugada contra un taxista sobre la Ruta 22. Cuando le realizaron el test de alcoholemia, el efectivo presentó dos gramos de alcohol en sangre por lo que le secuestraron el vehículo. 

El taxista denunció que el conductor del Corsa manejaba en completo estado de ebriedad.

Ocurrió alrededor de las 7.30  y el protagonista fue un policía provincial. El efectivo conducía un Chevrolet Corsa sobre el carril externo de la mano de la Ruta que va hacia Cipolletti. Por otra parte, el taxi, un Renault Lohan, era conducido por otro hombre y sin pasajeros.  

Ambos conductores chocaron a la altura de Ignacio Rivas, cuando el Corsa golpeó el lateral trasero izquierdo del Lohan para luego despistar sobre el guardarraíl, luego a la derecha y terminó sobre la calle colectora J.J Lastra, informó el diario Río NegroEl accidente provocó que se desplegara un gran operativo cuyo fin era ordenar el tránsito y la circulación de vehículos, ya que el siniestro se produjo en hora pico. Por fortuna, el choque no dejó heridos.

Cuando se realizó le test de alcoholemia correspondiente, el efectivo arrojó 2,43 gramos de alcohol en sangre. Por este motivo, el vehículo que conducía fue secuestrado y puesto a disposición del tribunal Municipal de Faltas. En declaraciones radiales, el taxista explicó que fue “colisionado de atrás por un señor que estaba en estado de ebriedad”. 

El hombre, que se identificó como Edilio Vega, expresó que: “La gente no toma conciencia, bueno en pedo, qué van a tomar conciencia. El problema es que si les pasa algo a ellos, es problema de ellos, pero afectan a terceros”.  






Comentarios