Víctor Ábalos, abogado del imputado, insiste que el abuso se dio dentro del ámbito familiar de la menor de 4 años.


El celador del colegio religioso Leonardo Murialdo, ubicado en Guaymallén, acusado de abusar de una alumna de 4 años en el baño de esa institución, recibió esta mañana el beneficio de la prisión domiciliaria. 

“El juez entendió que no hay riesgo procesal”, confirmó a Los Andes el abogado defensor, Federico Ábalos, quien habría manifestado públicamente que le abuso se dio dentro del ámbito familiar de la menor.

Por su parte, el doctor Gastón Andino, abogado de la familia de la menor, hizo su descargo en radio Nihuil: “Nosotros en audiencia reprochamos esta declaraciones del abogado de parte de la defensa porque entendemos que no hay ningún elemento probatorio en la causa incorporado que haga presumir que este abuso ocurrió en el seno intrafamiliar. Lo ha dejado deslizar en sus fundamentos por rumores en la comunidad murialdina con el cual él pidiendo disculpas a la madre que estaba presente en un momento en la audiencia lo dejó deslizar. Entiendo que es para darle justificación a los medios probatorios incorporados, porque sino no tenían ningún tipo de sostén”.

Andino, además, habló sobre el beneficio de la prisión domiciliaria otorgada al celador: “Vamos a evaluar jurídicamente si ponemos algún recurso en cuanto a la modalidad de domiciliaria. Lo importante es que ya se ha ordenado, se ha revisado ya varias veces en instancia judicial lo que son los elementos convictivos de la prueba reunida en la causa y toda la prueba es concordante en que el hecho sucedió en la intervención del colegio y que tiene como autor al imputado de la causa”.






Comentarios