El recluso engañado pudo observar el martirio en vivo por medio de una videollamada. 


Cuatro sujetos fueron detenidos ayer por estar involucrados en un confuso hecho ocurrido el pasado 27 de enero en el interior de una vivienda de Malargüe.

Los hombres citaron en una casa a un joven. Una vez que el invitado llegó al lugar, lo tiraron al piso, lo ataron de pies y manos y le sustrajeron un teléfono celular y dinero.

“Le metieron el arma de fuego en la boca, haciéndolo que la chupara, lo golpearon, le manifestaron que hiciera todo lo que le decían porque si no, no lo iban a soltar”, sostuvo a Diario Los Andes la fiscal Andrea Lorente.

Mientras torturaban al joven, los involucrados estaban comunicados con un preso detenido en San Rafael, a quien le iban mostrando todo lo que ocurría a través de una videollamada. Al parecer, el ataque contra el joven fue como venganza porque mantenía una relación con la exmujer del mencionado recluso.

La fiscal Lorente precisó que los cuatro involucrados, de quienes no trascendieron los nombres, fueron imputados por el delito de coacciones, como así también el preso que recibió la videollamada. 






Comentarios