El vicepresidente de la FEM dijo que el gobierno provincial dijo que ese tema debía resolverlo Nación. No vas a poder creer lo que paga una finca. 


El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Tunuyán y vicepresidente de la Federación Económica Mendoza (FEM), Alberti Carletti, aseguró que cerca de 39% de la factura de electricidad son impuestos y reclamó por una tarifa diferencial para el riego agrícola.

“Venimos reclamando con el Gobierno por la tarifa eléctrica para riego”, y agregó que “afecta a la actividad primaria y nosotros lo que planteamos es que hay que volver a una tarifa diferencial, sobre todo para el caso del riego agrícola“, dijo Carletti a Télam.

Según el dirigente, el gobierno provincial les dijo que eso se lo tenían que plantear al gobierno nacional pero que “la respuesta fue muy categórica de parte del Ministerio de Energía (de la Nación) y Aranguren lo descartó, por eso ese instancia está agotada”.

“El gobierno provincial no tiene los recursos para subsidiar esa tarifa, con lo cual ahí estamos en un problema serio”, aseguró, y enfatizó que en principio “lo planteamos desde el punto de vista de cómo afectaba el comercio y la producción, pero hoy también es mucho más amplio porque afecta el consumo domiciliario”.

Carletti explicó que la CAME, entidad que integra a través de la FEM, “hizo un estudio donde el 36,3% de la factura son impuestos, pero como hay impuestos sobre impuestos, la carga impositiva termina siendo casi un 39% del importe de la boleta”.

“Se planteó el tema del IVA que en la boleta se paga un 27%, cuando para los productores primarios el IVA es del 10, 5% lo cual produce un desfasaje financiero, y en muchos casos de productores que son monotributistas ese 27% es un costo directo, donde ni siquiera pueden aprovechar el crédito fiscal”, aseguró.

“Además -agregó- las actividades primarias de productores están exentas de Ingresos Brutos y Sellados, pero los pagamos en la factura de energía, por lo tanto ahí no podemos hacer el uso del beneficio para los productores agrícolas”.

Por último, Carletti dio como ejemplo que “para una finca de 30 hectáreas donde se depende exclusivamente del riego agrícola, la tarifa en diciembre de 2015 era de 12.000 pesos; en diciembre de 2016 pasó a $42.000; en diciembre de 2017 pasó a $57.000 pesos; y en enero de 2018 a $65.000 pesos; y ahora en marzo aumentó a $75.000“.




Comentarios