La modernización de la ruta demanda una inversión de 80 millones de dólares y atravesará toda la gestión que asumirá en diciembre.


La Ruta Provincial 82 se transformó en los últimos años en un eje protagonista del crecimiento demográfico del Gran Mendoza. Aparejado a este incremento, se evidenció un aumento del caudal vehicular sobre la ruta que inicia en el límite Godoy Cruz con Luján de Cuyo, y en dirección suroeste, conduce hacia el “nuevo” túnel que comunica a Cacheuta con Potrerillos, para luego conectar con la Ruta Nacional 7, que llega hasta Chile.

La obra en su conjunto demanda una inversión de 80 millones de dólares, de los cuales 50 millones son aportados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y 30 millones por la Provincia.

La obra tendrá continuidad en el próximo gobierno provincial. Foto: Gobierno de Mendoza.

La modernización esta ruta se convirtió en una premisa para la gestión del gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. El primer tramo de la obra inició en la primera semana de octubre, este comprende desde la rotonda de calle Ugarte hasta la calle Bajada de la Cuesta, conocido popularmente como “bajada de los caracoles”, en Luján de Cuyo. Este primer eslabón de la obra cuenta con una inversión de 103,5 millones de pesos.

En ese espacio están construyendo una doble vía que tendrá banquinas más amplias, luminarias LED, entre otros cambios. Además de una ciclovía, la que estará ubicada en la lateral Este de la traza, empalmando con el circuito que proviene del Parque General San Martin, el cual continúa a través de Godoy Cruz y que conecta con la ciclovía de calle Viamonte de Luján de Cuyo.

“Sin duda, la modernización de la ruta 82 es y va a ser una obra emblemática para Mendoza que de alguna manera marca la continuidad de la gestiones que el Gobernador Cornejo realizó ante el BID y que se ven materializadas hoy con el inicio de los trabajos. Es un avance notable para ampliar la capacidad vehicular y aportar seguridad a miles de usuarios que coordinan todas tus actividades a través del circuito Oeste del Gran Mendoza”, indicó Oscar Sandes, titular del organismo vial.

“El proyecto demandó una década de trabajo por parte de las áreas técnicas de Vialidad Provincial que a medida que pasaba el tiempo fueron perfeccionándolo a fin de contar con una obra capaz de resolver la situación actual de la ruta y establecer las mejores condiciones para un eje que es elemental para el futuro del sector”, agregó Sandes.

Las próximas etapas

La segunda etapa demandará una inversión de 1.900 millones de pesos y el llamado a licitación fue publicado a fines de octubre. Esta se extiende desde la finalización del Corredor del Oeste (sector conocido como “la tijera”) hasta la intersección con calle Gobernador Ortiz. Es un tramo de 8,16 kilómetros que comenzará a ser intervenido con el inicios de 2020.

La obra comprende la remodelación del intercambiador denominado “la tijera”, la construcción de un nuevo intercambiador a distinto nivel en las inmediaciones de la calle Besares, la construcción de un intercambiador en las inmediaciones del ingreso al Colegio San Jorge (proyectado en función del desarrollo de la zona y de los nuevos barrios allí ubicados) y la remodelación de los actuales intercambiadores de las calles Pueyrredón y Guardia Vieja.

Harán la obra en seis tramos. Foto: Gobierno de Mendoza.

La modernización de la Ruta Provincial 82 continuará con un tercer tramo, comprendido entre la intersección con la calle Gobernador Ortiz y el ingreso al complejo turístico de Luján de Cuyo (10,5 kilómetros).

El cuarto tramo se extenderá desde ese complejo hasta el sector donde comienza el pavimento de hormigón (5,4 kilómetros).

El tramo cinco se extenderá desde el sector donde se inicia el pavimento de hormigón hasta el puente ubicado sobre el río Mendoza “Puente Frasca” (2,6 kilómetros), y el sexto tramo se extenderá desde dicha estructura hasta Cacheuta (4,15 kilómetros).




Comentarios