Los encargados de remover los explosivos son expertos de Zimbabwe.


La playa de Bahía de los Gitanos se encuentra vacía desde hace un tiempo, debido a que todavía hay numerosas minas explosivas escondidas, que fueron plantadas por los militares argentinos y que esperan ser desactivadas.

El proceso de detección y destrucción de las minas se volvió central desde 1982. Es que se estima que los militares argentinos enterraron alrededor de 25.000 minas en diferentes puntos de la Isla Soledad.

En los últimos 20 años, se hallaron 122 áreas de exploración donde podrían hallarse nuevos explosivos y solo quedan entre 11 y 12 zonas para estudiar.

Minas en las islas.

Justamente, el área de la playa de Bahía de los Gitanos está cercado por alambres y carteles que advierten de la presencia de explosivos.

Cabe destacar que el esfuerzo del Gobierno británico en este caso es grande, ya que invirtió cerca de diez millones de libras en todo el proceso de desactivación de minas.

El proyecto de desactivación fue comandado por el Destacamento de Servicio Conjunto de Desactivación de Artefactos Explosivos de las Fuerzas Militares de Reino Unido. Pero los encargados de detectar y retirar los explosivos son un grupo de expertos de Zimbabwe, quienes son los especialistas más experimentados del mundo en desactivación de minas. 

Especialistas de Zimbabwe.




Comentarios