Las autoridades británicas de las Islas Malvinas extendieron por un año la licencia otorgada a Rockhopper Exploration.


La compañía de exploración y producción de petróleo y gas Rockhopper Exploration es la titular del 40%, mientras el resto corresponde a la operadora también inglesa Premier Oil.

La medida se dispuso para la licencia PL032 Discovery Area e incluye al yacimiento hidrocarburífero Sea Lion, que debía expirar el 15 de abril próximo y fue extendida hasta el 1° de mayo de 2021, según se informó a la Bolsa de Valores de Londres.

Rockhopper Exploration

La licencia en aguas cercanas al archipiélago cuya soberanía reivindica la Argentina, había sido otorgada en mayo de 2013, luego de dos campañas de perforación continua alrededor de las Malvinas.

Esos trabajos comenzaron en febrero de 2010 y abarcaron 16 pozos en la Cuenca Norte, tres en la Cuenca de la Meseta y seis en la Cuenca Sur.

La FIG detalló que la campaña de perforación más reciente se desarrolló desde marzo de 2015 hasta la terminación prematura del contrato de la plataforma semisumergible Eirik Raude, en febrero de 2016.

La compañía Premier Oil, que se hizo cargo de la operación del descubrimiento de Sea Lion, perforó dos pozos en la Cuenca del Norte de Malvinas (Zebedee e Isobel Deep), en los se verificaron descubrimientos de petróleo.

Más recientemente se perforó el prospecto Isobel/Elaine para confirmar el alcance del descubrimiento de Isobel.

En ese marco Premier Oil inició su plan de desarrollo del campo Sea Lion, cuya primera fase se prevé que comience a producir petróleo en 2020.

Rockhopper Exploration había solicitado la prórroga de la concesión a mediados de septiembre, tras informar que los contratistas del proyecto “han llevado a cabo un extenso proceso de debida diligencia y garantía, y están a punto de llegar a un acuerdo final para proporcionar los fondos” con los que financiará la explotación.

Por otra parte, Noble Energy y sus socios Falkland Oil and Gas (subsidiaria de Rockhopper) y Edison taparon y abandonaron el pozo Jorobado, en la Cuenca de la Meseta, luego de encontrar petróleo en cantidades no comerciales.

Las firmas Borders y Southern Petroleum, a su vez, realizaron estudios iniciales de ingeniería y alcance comercial sobre el descubrimiento de condensado de gas Darwin en la Cuenca Sur de las Malvinas.

Su objetivo, detalló la FIG, es “demostrar que el descubrimiento de 200 millones de barriles es comercialmente viable” al comprobar las estimaciones de recursos a través de la perforación de evaluación y las pruebas de pozos, relacionadas con un futuro programa de perforación de exploración en la cuenca.




Comentarios