Ayer se conoció que quedó firme la elevación a juicio al joven Ángel Ruarte, quien se encuentra imputado por el delito de lesiones graves en situación de violencia de género y homicidio en grado de tentativa, en contra de su ex pareja de apellido Bazán.


Según informaron fuentes judiciales, la doctora Magdalena Azcurra, a cargo del Juzgado de Violencia de Género y Protección Integral de Menores Nº 2, rechazó el planteo de “oposición a la elevación a juicio” presentado por la defensa del joven Ángel Ruarte, del caso que lo tiene como presunto autor de un grave hecho de violencia de género en contra de su ex pareja, y de esta forma sólo resta conocer la fecha en la que se realizará el debate.

Vale recordar que en junio de este año se había dictado el procesamiento y la prisión preventiva del joven de 20 años, y posteriormente, el representante del Ministerio Público Fiscal, el doctor Luis González Aguirre, dictaminó la “requisitoria de elevación de la causa a Juicio”, sosteniendo que de la investigación se concluyó se habían reunido los elementos probatorios suficientes para acreditar la materialidad del hecho y la participación responsable Ángel Ruarte.

Sin embargo, ante esta situación, la defensa del acusado presentó un escrito oponiéndose a la elevación de la causa a juicio e instando el cambio de calificación legal. Finalmente, la jueza Azcurra resolvió rechazar el planteamiento y cambio de calificación legal, en orden a la presunta comisión del delito de “lesiones graves agravadas en situación de violencia de género y amenazas en concurso ideal y homicidio agravado en situación de violencia de género en grado de tentativa”, -art. 90,92, 149 bis,80 inc.1º y 11º, 42 y 44 del CP, Ley 26.485, tal como lo determinan las previsiones del art. 378 del C.P.P.

La denuncia del grave hecho, que tomó gran notoriedad en los medios de comunicación riojanos, había sido denunciado por la ahora ex pareja de Ruarte, una joven de 23 años de apellido Bazán, quien manifestó que en los últimos meses de su relación el muchacho se había puesto agresivo y solía insultarla. El 16 de diciembre del año pasado, luego de compartir un almuerzo con la familia del acusado, la pareja se dirigió a una propiedad que Ruarte posee sobre la avenida San Francisco y calle Vilcapugio, en donde iban a realizar una fiesta con amigos. Sin embargo, en un momento dado los jóvenes comenzaron a discutir y fue cuando se produjo la agresión.

Según lo declarado por la víctima, Ruarte la agredió físicamente e incluso la arrojó a la pileta, causándole lesiones de consideración. En medio de todo esto apareció un amigo de ambos, que intentó defenderla, pero no pudo, aunque el denunciado finalmente dejó de atacar a la joven.




Comentarios