Florencia Anahí estaba yendo a trabajar desde Berisso hacia Ensenada, cuando tuvo una avería en su bicicleta y debió seguir a pie.


El relato de Florencia Anahí es realmente conmovedor, la joven cuenta que, “estaba yendo a trabajar, vivo en Berisso y trabajo en Ensenada. Llegando a la 43 se me pinchó la bici y empecé a caminar, se me hacía imposible llevarla porque se me desarmaba. Llegando a la refinería pasa este señor frena, vuelve hasta donde estoy y me pregunta dónde voy. Le digo y me pregunta si me animo a ir con él, que me alcanzaba”.

Florencia continua contando que el hombre la llevó hasta su trabajo, pero aún así no llegó a preguntarle su nombre, “asentí en ese momento, sin ninguna desconfianza. Se saca el casco, me lo da a mí, me ayudó a llevar la bici en los brazos y me alcanzó hasta el trabajo. Me decía que si me cansaba que le avise que frenaba. Cuestión que llegué sana y salva hasta la puerta de mi trabajo, porque hasta acá me trajo. De la emoción que tenía ni le pregunté el nombre pero sé que trabaja en la municipalidad de Ensenada. Quería ponerlo acá, porque con tantas malas noticias que escuchamos todos los días todavía se puede confiar y ayudar al otro”.

Además agregó, “ahora entiendo lo que dice mi mamá, ayuda al otro, las veces que puedas, hacelo de corazón. Sin interés alguno. Y así es la vida, una rueda. Todo vuelve, gracias a Dios por eso. Por mandarme a un ser hermoso a ayudarme. Eternamente agradecida “cerró la joven en la publicación que se viralizó en las redes sociales y recibió cientos de me gustas y decenas de comentarios más que positivos.




Comentarios