“El radicalismo no está cómodo representando a la derecha”, dijo el gobernador Gerardo Morales pocas horas antes de tomar parte este martes de una reunión con otros referentes de Juntos por el Cambio, y al tiempo que insistió con que su partido debe tener un candidato presidencial para la coalición en 2023, reiteró su interés en competir por ocupar el sillón de Rivadavia.

Revisando lo actuado por la gestión anterior, el mandatario jujeño pidió una autocrítica al expresidente Mauricio Macri: “Éramos ‘el mejor equipo de los últimos cincuenta años’ y miren cómo terminamos”, apuntó.

“El radicalismo acompañó” a la gestión de Cambiemos en sus políticas, pero la UCR “no está cómoda representando a la derecha”, resumió, para luego abogar por que su partido “tiene que recuperar un rol más importante dentro de la coalición”, tanto que a futuro “el radicalismo tiene que tener candidato a Presidente” para no llegar a 2023 “como en 2015, que todos los caminos conducían a Macri”.

En ese sentido, asumió que le gustaría ser quien la UCR postule a jefe del Estado de cara a las presidenciales de 2023.

Gerardo Morales, el gobernador de Jujuy, se visualiza precandidato a la Presidencia del país, para 2023.

“Hay que fortalecer Juntos por el Cambio, que se institucionalice más”, reclamó Morales y pidió un radicalismo que ponga a la coalición opositora “en el centro, porque el radicalismo no está cómodo representando a la derecha”.

En ese punto marcó fuertes diferencias con el PRO al afirmar que su partido cree en “el Estado, la inversión privada, la escuela pública y la vivienda social”, e incluso cuestionó algunas medidas económicas y decisiones como los aumentos tarifarios, lo cual, dijo, terminó “haciendo explotar a la clase media, que fue el sustento de Cambiemos”.

“El radicalismo acompañó y tiene su responsabilidad”, reconoció el jefe del Ejecutivo jujeño respecto a estas medidas tomadas por el gobierno de Cambiemos y consideró que esas “diferencias de percepción ideológica con el PRO hay que resolverlas en un plan de Gobierno”.

Qué sigue después del “Primer tiempo”

“No leí el libro todavía; supongo que habrá un capítulo de autocrítica”, respondió Morales cuando le pidieron su opinión acerca de “Primer tiempo”, el libro que escribió Macri.

En ese sentido, se preguntó “cómo” se llegó a “tener que pedir millones de dólares al FMI” y “cómo es que no bajamos la inflación”, en relación a la gestión pasada.

Consideró asimismo que “en Juntos por el Cambio hay que bajar los decibeles, en especial los compañeros del PRO” y confirmó que este martes habrá una reunión presencial de los principales referentes de la coalición a la que están invitados los tres gobernadores radicales, es decir Gustavo Valdés de Corrientes, Rodolfo Suarez de Mendoza, y él mismo.

Entre los temas a tratar, mencionó el debate acerca de las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) convocadas para agosto próximo, asunto en torno al cual señaló que todavía “no” está de acuerdo con postergarlas: “Como regla general, hay que mantener la normalidad”, argumentó en declaraciones formuladas a Radio Continental de Buenos Aires.

Sobre el final de la entrevista, consultado sobre las visitas de jueces a la Quinta Presidencial de Olivos durante el macrismo, respondió: “No me consta, pero si ha sido así, no me parece bien; estaba mal eso”.