Es un camino de herradura que conduce al santuario de la Virgen de Copacabana


La Comisión Municipal de Purmamarca, localidad quebradeña cercana a donde está trazado el principal ascenso al santuario de la Virgen de Punta Corral, por el que año a año miles de feligreses peregrinan antes de la Pascua de Resurrección, rechazó el posible cierre de un acceso al trayecto al asegurar que “tiene más de cincuenta años como camino vecinal” y se tiene que “respetar” como tal.

La negativa, al igual que con lo sucedido recientemente en el intento de cierre de dos ascensos al cerro de Siete Colores -que luego terminó con la expropiación del espacio-, surge ante la intención de una familia que asegura tener la propiedad del terreno que atraviesa el camino de herradura al santuario, considerado el más alto del mundo.

“Este tema viene desde hace bastante tiempo. Si bien el año pasado no tuvimos problemas con estas personas, anteriormente sí los hubo. No dejaban pasar a la gente, entonces se actuaba con la policía y terminaban por ceder ya que no contaban con los papeles”, explicó el comisionado municipal de Purmamarca, Oscar Tolaba.

Agregó que en realidad muchos de los terrenos de Purmamarca “no tienen escritura. Lo mismo pasó con el cerro se Siete Colores cuando se intentó alambrar. Al no tener las escrituras, no son los dueños, además se tienen que respetar los caminos vecinales o de paso, ese está hace más de cincuenta años”, aseguró el Comisionado.






Comentarios