La eficacia de los controles pone al descubierto la inconducta y desaprensión de una parte de la sociedad


El pasado fin de semana los operativos de control de alcoholemia dispuestos por el Ministerio de Seguridad de la Provincia detectaron a 123 personas que se encontraban conduciendo vehículos aún después de haber consumido bebidas alcohólicas, -47 de ellas con más de un gramo de alcohol por litro de sangre-, lo cual configura una conducta amenazante contra la integridad y la vida de las personas y contraviene gravemente las normas en vigencia.

Con el objetivo de “sacar de circulación a los conductores alcoholizados”, personal dependiente de la cartera de Seguridad despliega controles fijos y móviles en distintos lugares de la provincia en los que se verifica la documentación del conductor y el vehículo, como también el estado en que se encuentra la persona que maneja la unidad.

Operativo de control de alcoholemia, en Alto Comedero

Así fue como durante el fin de semana personal de la Dirección de Tránsito y Seguridad Vial de la Policía de Jujuy controló 477 vehículos de distinto porte y durante las operaciones los efectivos labraron 348 actas varias y cuatro vehículos fueron retenidos por distintas irregularidades.

Pero lo más grave es que los policías registraron 123 alcoholemias positivas y debieron arrestar a cinco personas por “resistencia a la autoridad”.

Las autoridades informaron que de las 123 alcoholemias positivas, 47 presentaban una graduación de un gramo por litro de sangre o más; 32 conductores tenían entre 0,50 y 1 gr/L; otros 32 midieron entre 0,20 a 0,49 gr/L; y los doce restantes, una graduación de entre 0,1 a 0,19 gr/L.






Comentarios