Avanzan gestiones para distribuir gratuitamente en Jujuy hojas de coca incautadas.


Debido a la escasez del producto en Jujuy, el Gobierno solicitó a la Justicia Federal que las hojas de coca incautadas en diversos operativos de seguridad sean cedidas al Estado Provincial, para su distribución de manera gratuita a los jujeños que “coquean”.

“En el marco del artículo 15 de la Ley de Estupefacientes les he pedido que no la quemen, por favor” y en cambio se la entreguen al Gobierno provincial porque “hay desabastecimiento” en Jujuy, sostuvo gobernador Gerardo Morales.

“Ya hice un pedido al juez y fiscal federal de toda la coca incautada para que la distribuyamos gratuitamente”, dijo el mandatario provincial, al informar que gestiona la entrega de los cargamentos de hojas de coca incautados por contrabando tipificado como delito, a los efectos de que sea distribuida gratuitamente entre comunidades indígenas y trabajadores, en particular del campo y de la construcción.

El mismo pedido formuló a la Secretaría General de Presidencia de la Nación, en este caso por las hojas de coca incautadas por contravención, especificó.

El gobernador Morales anunció que pidió a la Justicia las hojas de coca incautadas, para su distribución de manera gratuita en Jujuy.

“Las hojas de coca incautadas por delito, están bajo custodia de la Justicia Federal; mientras que las incautadas por contravención, están en depósito en Aduana”, acotó.

“La legalidad que permite cursar esta petición es el artículo 15 de la ley 23.737 de estupefacientes que legalizó el hábito del coqueo en la República Argentina”, explicó Morales para afirmar que “el pedido que hice es un pedido legal”, al mismo tiempo que anticipó que impulsará en el Congreso de la Nación una norma “para que se autorice la importación de coca”.

Consideró que el cambio en la legislación tiene que contemplar “un buen registro de la coca para que se sepa que es para la venta y para el coqueo”, por lo que “yo no veo problemas en eso”, señaló.

En este contexto, se advierte la paradoja de que mientras en la Argentina está autorizado el “coqueo”, rige la prohibición de cultivar coca (Erythroxylum coca) y es delito de contrabando ingresar el producto desde el exterior.

La hoja de coca tiene una significativa importancia cultural en Jujuy, al tiempo que constituye un elemento central en la cosmovisión de los pueblos indígenas. Asimismo, es representativa de un patrimonio cultural e identitario, con un legado histórico y ancestral por su uso y sus propiedades, destacaron voceros oficiales. El “coqueo” es la práctica que consiste en el mascado de ese vegetal.

En Jujuy “al ‘coqueo’ lo practicamos todos, inclusive yo”, dijo el gobernador Morales al hacer una firme defensa de esa ancestral tradición andina.

Cabe señalar que el citado artículo 15 de la Ley de Estupefacientes establece que “la tenencia y el consumo de hojas de coca en su estado natural, en la práctica del coqueo o su empleo como infusión, no es considerada como tenencia o consumo de estupefacientes”.

Las gestiones iniciadas se orientan a paliar la situación de desabastecimiento de hojas de coca de origen boliviano destinadas al consumo personal, lo que es consecuencia del cierre de fronteras dispuesto para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

De acuerdo al plan presentado a las autoridades nacionales, la distribución estará a cargo del Ministerio de Desarrollo Humano de la Provincia, a través de la Secretaría de Pueblos Indígenas y como destinatarios del reparto gratuito del producto “son prioridad las comunidades indígenas y trabajadores del campo y de la construcción”, subrayó Morales.

Dado que la coca incautada procedente de operativos de seguridad no puede ser comercializada, el plan oficial prevé que las unidades a entregar por el Gobierno de Jujuy sería paquetes con un contenido de 50 gramos por persona, llevarán impresa la advertencia de “prohibida su venta”, garantizó el Gobernador, a la vez que afirmó que “estamos preparando un buen sistema de control para después rendirle cuentas a la Justicia”.

En los días previos a la imposición de la cuarentena obligatoria en el país el 20 de marzo, por 250 gramos de hojas de coca en Jujuy se pagaba alrededor de 400 pesos, pero tras el cierre de las fronteras el desabastecimiento hizo escalar la cotización del producto a cifras siderales: los mismos 250 gramos pasaron a costar entre 3 mil y 5 mil pesos “la común”, y hasta entre 6.500 y 8 mil pesos las variedades especiales.

El lunes último, en la ciudad salteña de Orán (a 60 km del límite con Bolivia), un kilo de hojas de coca tenía un precio que oscilaba entre los 16 mil y los 18 mil pesos, mientras que en San Salvador de Jujuy un paquete de un kilo puede costar entre 23 mil y 26 mil pesos.




Comentarios