[video] Se estima contar con unas 15.000 plantas que crecerán en nueve invernaderos


La empresa estatal Cannava S.E. avanza con el plan piloto de cultivo de cannabis para uso medicinal y tras lograr las primeras germinaciones culminó el montaje de nueve invernaderos en los que se podrá propagar entre 13 y 15 mil plantas, en el predio ubicado en la finca El Pongo, propiedad del Estado provincial.

El trasplante a invernadero se prevé realizar durante los primeros días de diciembre, mientras que para febrero del año próximo se calcula su paso a campo abierto, según informaron este miércoles voceros de la firma.

Los nueve invernaderos fueron montados en una zona núcleo de dos hectáreas, abarcando una superficie cubierta total de 3.100 metros cuadrados en los terrenos situados a 32 kilómetros de San Salvador de Jujuy.

En los invernaderos se llevará adelante la producción de plantas madre, la reproducción por medio de esquejes y el crecimiento vegetativo de entre 13 y 15 mil plantas, números que representan la capacidad de esos espacios, aunque “aún no hay esa cantidad” de semillas germinadas.

En el predio de la finca El Pongo ya se construyó nueve invernaderos para la implementación del plan piloto de cultivo de de cannabis medicinal.

Como parte de las obras para el funcionamiento de los invernaderos, se instaló también un sistema de riego e infraestructura eléctrica que complementará a la luz solar.

Para la etapa vegetativa se emplea métodos agrícolas sostenibles, con el uso de fertilizantes orgánicos y sustratos preparados especialmente, teniendo en cuenta que “el proyecto se apoya en el valor central de respeto por la tierra”, indicaron técnicos de la empresa.

Finalmente recordaron que todo el proceso productivo de cannabis medicinal que se lleva adelante en Jujuy se ejecuta con el objetivo de investigar la adaptabilidad fenotípica de las plantas y explorar distintas técnicas de cultivo.

Dicha tarea permitirá la selección del método agrícola más apropiado para lograr los estándares de calidad del material vegetal que requiere el proyecto, lo que asegurará que durante el proceso de extracción se obtenga derivados de cannabis de grado médico, seguros y de calidad.

El área de cultivo es controlada en forma física por un cuerpo especial de la Policía de la Provincia, en un esquema de custodia por anillos, apoyado con videovigilancia y vinculación directa con el 911.

Se aplica además un sistema de trazabilidad -rastreo con tecnología de radio frecuencia (RFID)- que colabora con el protocolo de seguridad y asegura la identificación informática y preciso seguimiento de la vida de cada planta y lote de producción para permitir la supervisión y control de las operaciones de Cannava por parte de los organismos públicos nacionales.

Jujuy es la primera provincia del país en emprender en el cultivo de cannabis para uso medicinal y ya asumió compromisos para proveer gratuitamente los aceites a hospitales del país para ensayos clínicos.

Al mismo tiempo, firmó un convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para la construcción de un laboratorio público de extracción en la provincia.




Comentarios