Pobladores de los Valles de Molulo reclaman que se respete el artículo 75 de la Constitución Nacional y la ley nacional 24.071


Comunidades indígenas de Tilcara solicitaron al Gobierno provincial que se realice una consulta previa, libre e informada sobre el trazado de una carretera de altura en los Valles de Molulo.

Los comuneros consideran que la apertura de caminos en esa zona debe respetar los derechos que protegen a los pueblos originarios, como también los territorios en los que habitan de manera ancestral.

En ese marco, los integrantes de la Comunidad Indígena de Querusiyal presentaron una nota formal dirigida a la Gobernación solicitando que se realice las consultas previas pertinentes, de manera que las comunidades expresen su postura.

“Hay una violación a los derechos de los pueblos originarios por parte del Gobierno, porque no cumple con la consulta y consentimientos de los comuneros en el marco del trazado de un camino carretero, que conectará la localidad de Molulo con la región de las Yungas”, dijo la dirigente Hortensia Colque, presidenta de la comunidad de Querusiyal.

Según proyectan las autoridades, el camino ingresará por el paraje Alonso y conectará la región de la Quebrada de Humahuaca con las Yungas.

El camino que se proyecta construir deberá trepar por montañas que superan de los 4.000 metros sobre el nivel del mar.

“Pedimos que se respete el artículo 75 de la Constitución Nacional y la ley nacional 24.071″, explicó Colque, a la vez que denunció que “trabajadores de Vialidad Provincial con maquinarias ingresaron a nuestros territorios”.

“La afectación de los cultivos y la huida de los animales del lugar” son algunas de las consecuencias que describió la docente y activista en relación al impacto de las obras que se realiza a más de 3.500 metros de altitud.

Excandidata a intendente de Maimará en los comicios de junio pasado por el espacio Acción Comunitaria, Colque remarcó que el camino diario que utilizan los pobladores para el traslado de alimentos y víveres a lomo de caballo “se ve amenazado por los desvíos de la traza de la carretera y los ruidos de las obras hacen que los animales tiren la carga”.

Para llegar hasta la comunidad de Querusiyal, donde viven unas 80 familias quebradeñas, los comuneros deben caminar entre seis y ocho horas.





Comentarios