[video] Nuevamente la sede de la entidad civil fue violentada por inadaptados que provocaron destrozos y sustrajeron elementos de trabajo de los niños y dinero


Una vez más la comunidad del sector B6 de Alto Comedero debió lamentar con marcada amargura un ataque producido al salón multiuso donde desarrolla su tarea solidaria el Centro Integrador de Actividades Recreativas y Deportivas (CIARD).

El fin de semana último la institución sufrió nuevamente el accionar de vándalos que forzaron una ventana e ingresaron al local sito en la intersección de calles Catamontaña y Monterrico, provocando serios daños en su interior.

La sede ubicada en la esquina de las calles Catamontaña y Monterrico, del sector B6 de Alto Comedero.

La directora del CIARD, profesora Helena Mariotti, dijo a Vía Jujuy que como consecuencia del irracional acto se produjo la pérdida de material pedagógico, como también se verificó la sustracción de una suma de aproximadamente 2.000 pesos, dinero que era el resultado de un evento solidario realizado días antes y que estaba destinado a solventar gastos de la copa de leche y los numerosos talleres que se ofrece en el lugar.

El accionar violento de los ladrones quedó a la vista por cuanto diferentes muebles fueron abiertos por la fuerza, como también cajas con material didáctico y pedagógico fueron vaciadas y su contenido desperdigado por el piso.

Material desparramado por el piso y destruido es muestra de la violencia del ataque a las instalaciones.

Así fue como los inadaptados se hicieron de témperas de colores con las que dejaron pintadas en las paredes del patio del local, donde también dejaron abandonados otros materiales y útiles que habitualmente utilizan los niños en sus tareas diarias, ya que allí se brinda también apoyo escolar en doble turno.

Los vándalos abrieron y destruyeron armarios y cajas que sólo contenían material didáctico.

La angustiante situación se produjo al mismo tiempo que la asociación civil viene bregando por una solución a una serie de trámites que estarían poniendo en riesgo su continuidad, por cuanto al no poder contar con una renovación de los permisos municipales para ocupar el predio, el CIARD no podría acceder a un subsidio que por primera vez le otorgaría el área de Desarrollo Social de la Nación.

El vandalismo quedó puesto de manifiesto también en el exterior del humilde salón, con pintadas hechas con las témperas de los niños.

Dijo tambien la profesora Mariotti que frente a la pérdida y destrucción de útiles y materiales de trabajo, las personas que puedan colaborar podrán hacer llegar sus donaciones a la sede ubicada en el parque conocido como “La Tortuguita” del sector B6 de Alto Comedero, o bien comunicarse al teléfono 0388 – 154211146.






Comentarios