La recuperación del complejo requerirá "de tres a cinco años" y "muchas inversiones en instalaciones y modernización", según directivos de la compañía adjudicataria


El proceso de transferencia del ingenio La Esperanza -que administrado por el Gobierno desde 2015, llevaba veinte años en quiebra-, se inició este miércoles con la firma del acta rectificativa de adjudicación judicial de activos a favor de las empresas Productora del Noroeste S.A. y Gestión Inmobiliaria del Norte S.A., del grupo Budeguer, con casa central en la provincia de Tucumán.

“Este trámite representa una gran apertura para la quiebra”, dijo el juez Juan Pablo Calderón, titular del Juzgado de Primera Instancia Civil y Comercial Nº 9, a la vez que destacó que también implica el “ingreso de dinero genuino a las arcas de la fallida y así atender a los acreedores que hace más de veinte años esperan cobrar sus acreencias”.

La firma incluyó el compromiso de un primer pago de cinco millones de dólares en el plazo de cinco días, luego de lo cual se transferirá las primeras 3,300 hectáreas y se efectivizará el traspaso de la posesión del ingenio, según se informó después de la firma del acta correspondiente entre las partes.

“Se produce la venta del ingenio por cincuenta millones dólares a inversores nacionales, del Noroeste Argentino, que a su vez van a hacer una inversión importante en la provincia que reactivará a los cañeros de Jujuy”, aseguró el ministro de Desarrollo Económico, Juan Carlos Abud Robles.

Momento en el que el empresario Juan Budeguer firmaba la documentación.

Agregó que, por otro lado, el Estado dejará de “aportar quinientos millones de pesos anualmente de todos los jujeños, para poder destinarlo a cumplir con sus objetivos”.

Finalmente acerca de la situación de los trabajadores, el Ministro dijo que todo está previsto en la resolución judicial y que los 600 trabajadores de la misma continuarán en funciones.

Por su parte, Luis Budeguer, uno de los representantes de la empresa que hace más de 40 años está en el negocio de la azúcar, se mostró “muy contento con el primer paso dado”.

“Estamos deseosos de poder empezar a trabajar. Las expectativas son grandes, sabemos de la potencialidad que tiene el ingenio, de la productividad de sus campos, de la capacidad de sus operarios, creo que con una conducción como la nuestra podemos revertir la situación de La Esperanza”, sostuvo al respecto.

Al hacer proyecciones, Budeguer dijo que esperan convertir al ingenio “en el polo productivo que se merece, mirando a los vecinos que tiene, como Ledesma y Río Grande, que son ingenios que hoy están produciendo muy bien”.

Finalmente, al señalar que se harán cargo de la zafra de este año, recordó que el ingenio tiene “veinte años de un mal manejo” y que la recuperación del complejo, mediante “muchas inversiones en instalaciones y modernización”, llevará “de tres a cinco años”.

Entre los presentes en el acto de firma de la dcumentación estuvieron el juez Calderón, el ministro Abud Robles, el fiscal de Estado Mariano Miranda; el exministro de Economía de la Provincia, Juan Carlos Villamea; y los ejecutivos de las empresas adjudicatarias encabezados por Juan Budeguer.

La oferta de la firma tucumana cobró relevancia el año pasado, luego de una fallida negociación con el grupo colombiano Omega Energy.

Budeguer es propietario del ingenio Leales, de Tucumán, y es uno de los mayores propietarios de cañaverales de esa provincia.

Luego del pago de los primeros cinco millones de dólares, el proceso continuará con un segundo depósito de dos millones de la misma moneda fijado para el 30 de octubre y la transferencia de 1.000 hectáreas más; y un tercer depósito de tres millones de dólares el 30 de abril del 2020 y el traspaso de otras 1.300 hectáreas.

Según detalla la resolución emitida por el Juzgado que intervino en la quiebra de la fábrica, a cargo del juez Juan Pablo Calderón, el saldo restante se abonará en quince cuotas anuales, iguales y consecutivas, de US$ 2.666.666 en septiembre de cada año a partir de 2021 y hasta 2036.

Fuera de los compromisos de inversión, la adjudicación incluye también la responsabilidad de contratar un total de 600 empleados incluyendo personal de campo y de fábrica que trabajen o hayan trabajado en el ingenio.






Comentarios