El 12 de noviembre de 2018, 63 trabajadores de Super Uno S.A. se quedaron sin su fuente de ingresos debido al repentino cierre de la histórica firma caroyense y con sucursal en Jesús María.

Este martes, 365 días después, sus trabajadores siguen aún reclamando el salario de octubre de 2018 el cual jamás fue abonado. Incluso ni si quierea se abonaron las indemnizaciones correspondientes por haber sido despedidos.

Los ex empleados realizarán una marcha pacífica reclamando el pago urgente de todo lo adeudado. La movilización será este martes a las 21 horas en la sucursal caroyense de Av. San Martin.

Cierre de Super Uno en Colonia Caroya y marcha (Nicolas Luque)

Cabe destacar que en reiteradas oportunidades, varias empresas e incluso mutuales, intentaron adquirir las instalaciones y hasta se rumoreaba que varios ex empleados recuperarían su trabajo, sin embargo, nada de eso ocurrió hasta el momento.

Por otra parte, los ex trabajadores, indicaron que la empresa sigue vendiendo mercadería pero "a puertas cerradas" y realiza otras actividades.