Un agente del Juzgado de Paz de Wanda fue acusado por una mujer y su jefe la extorsionó. Intervino el juez de Iguazú


Un funcionario del Juzgado de Paz de Wanda fue detenido por la Policía de Misiones acusado de violencia de género. Se encuentra detenido en Iguazú a disposición del juez de Instrucción Martín Brites, luego de un allanamiento en la casa de un empleado judicial y del juez de Faltas de Wanda, Sergio Cabrera.

Fueron secuestrados los celulares de ambos, que serán sometidos a pericias técnicas. La denuncia fue presentada este viernes por la comerciante de Esperanza, Analía Lola Ritter, contra Claudio W. secretario del Juzgado de Paz de Wanda.

Cabrera, del Juzgado de Paz de Wanda, ciudad vecina a Esperanza donde reside la pareja, quedó involucrado en el hecho debido advirtió a Analía Ritter que si no retiraba la denuncia contra el secretario, no iba a recuperar un maletín con documentos con títulos propiedad, que el presunto agresor le había robado a la mujer.

Al juez de Faltas de la localidad de Wanda, Sergio Cabrera, lo citan a indagatoria por el delito de extorsión y encubrimiento, en el marco de una denuncia por violencia de género contra Claudio W. quien trabajo en su juzgado. El lunes efectivos policiales allanaron su domicilio y secuestraron su teléfono celular, al igual que el del presunto golpeador.

La agresión contra Analía Lola Ritter se produjo en el barrio Centro de Esperanza, donde reside la mujer, que es comerciante. El acusado Claudio W.  enfrenta una causa por lesiones y amenazas. Luego del ataque, el agresor huyó con el maletín de Ritter donde la mujer guarda títulos de propiedad suyos y otros documentos. 

A minutos de la agresión, según la denuncia, apareció en el lugar el juez de Paz de Wanda Cabrera, quien intentó persuadir a la mujer agredida que no hiciera la denuncia policial, según informó Ahora Iguazú. Ritter hizo la denuncia policial. 

La “gestión” de Cabrera en favor de su empleado no finalizó allí. A la salida de la comisaría, cuando la mujer caminaba hacia su casa, el juez  la interceptó en una Amarok blanca y se ofreció a llevarla a buscar a su casa las llaves del auto de la comerciante que Claudio W. se había llevado.

En el camino, el juez de Paz Cabrera -según la denuncia de Ritter- le aconsejó retirar la denuncia porque sus títulos de propiedad “porque pueden desaparecer”. Siguió luego una intrincada trama de extorsión: la mujer accedió a retirar la denuncia y le habrían devuelto el maletín, pero no las llaves del auto. Finalmente, Ritter presentó pruebas en contra de Cabrera ante el juez Martín Brites, quien ordenó los allanamientos a la casa del juez de Paz y del secretario, donde se secuestraron sus teléfonos celulares.






Comentarios