Este martes 8 de junio se realizó un nuevo encuentro semanal del Comité de Organización de Emergencia Sanitaria (COES) donde se evaluó diagramar medidas relacionadas a la presencialidad en las escuelas.

Con la presencia de referentes de la agrupación Gualeguaychú por la Educación José Dorati y Alicia Martinelli, quienes comentaron su propuesta de modificar el calendario escolar, adelantando las vacaciones de verano a los meses de junio, julio y agosto.

Al respecto, tras un amplio debate por parte de los especialistas, se acordó conformar una comisión de la que formen parte los referentes de la agrupación, autoridades políticas y sanitarias y representantes del comercio y el turismo, para que se delinee multisectorialmente la propuesta y se reúnan los consensos requeridos para una medida de tal magnitud.

Asimismo, desde el COES se reiteró nuevamente la necesidad de que cuando se determine la no presencialidad en las escuelas, esa medida sea acompañada por la suspensión de las actividades extracurriculares, como las prácticas deportivas o culturales, tanto de los alumnos como del personal de los establecimientos educativos.

Por otra parte, con respecto a la situación sanitaria actual, el infectólogo Ignacio Bourlot manifestó que “durante la última semana el promedio de casos diarios fue de 78,6 en la ciudad, por debajo del récord de 90 de la semana anterior pero por encima de los 70 de la precedente”.

Acerca de la capacidad del sistema sanitario, Bourlot aseguró que “la ocupación en todas las terapias intensivas está muy tensa”, permaneciendo en valores en torno al 90 y el 100%, la última semana en Moderados creció el promedio de internados de 5 a 7 por día, en los consultorios de Febriles del Hospital Centenario atraviesa una tendencia estable, con un 5% menos de atenciones que la semana anterior”.

Asimismo, la referente del Nodo Epidemiológico Elina Villaroel precisó que durante mayo murieron 28 pacientes con COVID-19, casi el doble de los 16 de abril, y añadió que el promedio de edad de los fallecidos disminuyó de un mes al otro de 75 a 66 años, lo que tiene correlación con la baja de la edad promedio de los internados graves.

Ante lo expuesto, se insistió una vez más a toda la población a realizar un esfuerzo compartido,  prestando atención al cumplimiento de los protocolos sanitarios y de las medidas de higiene fundamentalmente en las actividades de esparcimiento y reuniones sociales, que es dónde se suelen descuidar los cuidados y propagar los contagios.