La concejal, decidida a hacer algo con el hartazgo por ser la hija del senador nacional y ex vicegobernador, hizo público su pensamiento.


La actual Concejal del Frente para la Victoria (Fpv) realizó un descargo muy particular en redes sociales, que rápidamente se hizo viral por lo que representa en la actualidad ser la hija del hoy senador nacional Pedro “Pemo” Guastavino.  

“Nuestros padres pueden haber cometidos errores políticamente, pero eso no nos es transferible, como tampoco lo son sus logros y aciertos”, expresó en su cuenta de Facebook la concejal Guillermina Guastavino.

Decidida a hacer algo con “el hartazgo” por ser la hija del senador nacional y ex vicegobernador “Pemo” Guastavino, la concejal escribió unas sentidas palabras.

Copia escrito
Crédito: Facebook

Inhabilitación general para “hijos de”.                                                                  Me propongo escribir estas líneas porque a veces algo hay q hacer con el hartazgo.

En la sociedad prejuiciosa en la que vivimos pareciera q ser “hijo de” te ubica en una categoría social en la cual hagas lo que hagas la responsabilidad es de tu padre. Si lo haces bien, sos “hijo e’ tigre” y si lo haces mal “bue, que podes esperar con el padre que tiene”.

Y si bien esto aplica sea cual sea la profesión del padre (empresario, almacenero, médico, abogado) lógicamente pretendo referirme a quienes teniendo padres políticos (pese a ello) elegimos la política como forma de vida.

En el imaginario colectivo está instalado que los “hijos de” tuvimos y tenemos privilegios no merecidos. Entiendo lógico y razonable pensar que en sociedades como la nuestra, comer todos los días (variado), acceder a educación y Salud de calidad (?) puedan ser vistos como privilegios. Como también entiendo que “los políticos” son responsables de que el acceso a derechos tan básicos sea considerado privilegio. Pero nada de esto es menos cierto al hecho de que los “hijos de” no elegimos serlo.

Ahora hablaré de mí en tanto “hija de”. La política me dio un padre ocupado. Muy ocupado. Serio. Preocupado. Un padre al que había que aprovechar a full cuando estaba. Porque generalmente no estaba.

La política me dio una casa sin intimidad. Siempre había una reunión. Siembre había un compañero/a organizando algo. La política me dio días de la madre repartiéndole flores en los barrios a las compañeras. O prenavidades repartiendo pan dulces. O días del niño en alguna fiesta de barrio.

Mientras papá era Vice, si al volver de un boliche un chico osaba acompañarme a casa el hecho era registrado en un cuaderno de la policía. Si, teníamos “guardia”.

En cuarto año de la secundaria tuve q soportar q una directivo del colegio me dijera adelante de mis compañero que le pidiera a mi papá que hiciera algo con los sueldos de los docentes. No les pagaban hacía tiempo. Mi papá era diputado provincial y gobernaba entonces la provincia Montiel.

Tuve que soportar ver como, en pleno conflicto por las Papeleras, prendieran fuego un muñeco con la cara de mi papá. En fin… podría seguir con las anécdotas… Si el “hijo de” un político elige la política abrázalo fuerte. Porque evidentemente es masoquista.

No, ahora en serio. Que quienes habiendo padecido de niños la elección por la política de nuestros padres, de grandes elijamos la política es porque comprendimos que es la única manera de transformar realidades de mierda.

Porque se transforman. Yo los vi a mis viejos gestionando soluciones de vida para muchos. Todos los días me cruzo a alguien que me dice “mándale un beso a tu padre, que gracias a él tal cosa” “y tu mamá como anda, jamas me olvidaré la mano q me dio con tal cosa”.

Realidades de mierda que no vivimos personalmente por los “privilegios” de los que hablaba al principio pero que si comprendimos, desde muy pequeños, que la vida encuentra verdadero sentido cuando podes brindársela al otro.

Somos personas con conciencia social. Verdaderamente conscientes de que todos tenemos derecho a los “privilegios”.

Y ahora si (porque antes no) elijo comprometerme con eso. Nuestros padres pueden haber cometidos errores políticamente, pero eso no nos es transferible, como tampoco lo son sus logros y aciertos.

Pretendemos hacer nuestro propio camino. Finaliza






Comentarios