A pocas horas del ingreso del equipo de TN a la ciudad de Formosa, el gobierno de Gildo Insfrán ordenó desmantelar los Centros de Alojamiento que podrían generar imágenes poco favorables para el régimen.

Esto ocurrió luego que la justicia federal adoptara la decisión de hacer lugar al Hábeas Corpus presentado por los periodistas de TN que provocó que la fiscalía de estado cambiara sobre la marcha las condiciones de ingreso de la prensa nacional a la provincia. Antes lo había impedido bajo amenaza de encarcelar a quien intentara ingresar.

Pero la llegada de la prensa nacional no es la única razón, sino que además el día viernes, vuelven a la provincia, los diputados de la Comisión de la Libertad de Expresión y Derechos Humanos, los diputados nacionales, Waldo Wolf y Mónica Frade.

El día viernes estarán en Formosa para luego viajar a la ciudad de Clorinda que ya lleva cerca de 200 días bloqueada y bajo un estado policial sin que sus autoridades naturales municipales, tengan ningún tipo de decisión sobre las medidas que se toman en ese conglomerado fronterizo.

La acción del gobierno de Formosa, de borrar todo tipo de huellas o indicios respecto de situaciones que debieron llegar a la prensa nacional o a la justicia federal e inclusive la Corte Suprema de Justicia habla a las claras del ocultamiento de hechos que en principio Insfrán podría haber resuelto con solo tomar la decisión.

Igual actitud tomaron antes de la llegada del Secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, cuando desmantelaron y trasladaron a realizar cuarentena domiciliaria, a más de 300 personas para evitar que el funcionario viera las condiciones de hacinamiento en las cuales se encontraban esas personas.