Con el costo de tres kilos, los consumidores podrían comprar un cajón a los productores.


El presidente de la asociación hortícola Río Santa Lucía de Corrientes, Pablo Blanco afirmó que el productor local de tomates recibe unos $10 por cada kilo en los supermercados se vende entre un 500% y un 600% más caro. “El eterno problema entre la producción y la cadena de comercialización” perjudica al consumidor final.

En diálogo con Télam, Blanco señaló que “el cajón de 20 kilos de tomates, no supera los $200, unos $10 por kilo, mientras los supermercados tienen una ganancia del 500% al 600%“. Con respecto al desfasaje de precios explicó: “Con lo que valen dos kilos y medio o tres kilos de tomates en un comercio, el consumidor podría comprar un cajón de 20 kilos“.

El presidente de la asociación que agrupa a 800 productores pequeños y medianos dijo que “los precios están tan altos que perjudica el consumo. El Estado debería controlar, para que estas cosas no sucedan, pero no lo hace“. Por otro lado calificó la situación del sector como “muy difícil” y aseguró que “nuestro costo de producción es en dólares y el mercado de comercialización en pesos“.

“No la estamos pasando nada bien, porque nuestros insumos son en dólares y el precio del combustible nos afecta negativamente“, afirmó. La producción correntina parte a mercados de Buenos Aires, Rosario y Córdoba. Blanco también destacó que buscan terminar el año “lo mejor posible“ y aseguró que con un precio de $15 kilo “haría más rentable la producción“.






Comentarios