Crimen de Blas Correas: el policía Javier Alarcón confesó que el arma plantada era suya

Javier Alarcón reveló detalles del encubrimiento.
Javier Alarcón reveló detalles del encubrimiento. Foto: Ramiro Pereyra La Voz

En el sexto día del juicio, el uniformado apuntó contra su colega Wanda Micaela Esquivel y reveló la comunicación interna en la madrugada del 6 de agosto.

En el sexto día del juicio por el crimen de Valentino Blas Correas, el policía Javier Catriel Alarcón pidió ampliar su declaración indagatoria y brindó nuevos detalles de lo ocurrido en la fatídica madrugada del 6 de agosto de 2020. En Tribunales II, reconoció que el arma plantada en la escena era suya y apuntó contra su colega Wanda Micaela Esquivel.

El acusado de disparar contra el Fiat Argo en el que viajaba el adolescente junto a sus amigos contó que luego de la balacera, la agente Esquivel recibió un llamado del cabo Leandro Alexis Quevedo que le indicó “que consiguieran un arma para plantar”.

Javier Alarcón y Lucas Gómez son los dos principales acusados por el crimen de Blas Correas.
Javier Alarcón y Lucas Gómez son los dos principales acusados por el crimen de Blas Correas.

“Cuando Esquivel recibe el llamado del cabo Quevedo, me preguntó si tenía un ‘tango’, si tenía un arma”, declaró Alarcón. Y agregó: “Le dije que tenía un revólver viejo y se lo di a ella”. Cabe recordar que, Quevedo es el efectivo que dio aviso por radio sobre la presencia de un Fiat Argo con varios sospechosos y la posible presencia de un arma.

En ningún momento la obligué a hacer nada”, se desligó el imputado. Además, aseguró sentirse “arrepentido y avergonzado” por esa maniobra y pidió “disculpas a las víctimas y familiares”.

Cómo sigue el sexto día del juicio

Este viernes declararán también los amigos que estaban con Blas Correas en el auto. El primero en hacerlo fue Mateo Natali y seguirán Juan Cruz Camerano Echavarría, Camila Toci y Cristóbal Bocco Cámara. Sus palabras generan expectativas porque son los testigos directos y acompañantes del chico de 17 años ultimado por efectivos policiales.