Los robos se replican a toda hora y en todos los rincones de Córdoba, mientras los cordobeses no tienen más remedio que resignarse a la indefensión, con robos en domicilios, comercios o la vía pública.

Esta vez la crónica trae la noticia de otro golpe comando a un frigorífico, esta vez ubicado en zona norte de la capital provincial, donde los maleantes se llevaron un jugoso botín.

A plena luz del día y con la impunidad que disfrutan los delincuentes de Córdoba, un grupo armado irrumpió en el frigorífico Brosas Frescas, a metros del puente Rancagua y Circunvalación, y procedió a maniatar a los empleados.

Como producto de su golpe, los malvivientes se llevaron tres millones de pesos, dinero que estaba destinado a pagos y que los ladrones sabían que estaba en el lugar.

“Sabían todo el movimiento de ese día, la hora en que había menos gente en la oficina y el dato preciso de dónde estaba el dinero”, contó el propietario, Juan Carlos Machuca, a Cadena 3.

El golpe fue planificado y los asaltantes estaban preparados: “tocaron el timbre. Los chicos no se percataron muy bien de quién era y, cuando abrieron el portón, se metieron seis tipos bien armados y encapuchados”, relató Machuca.