Será pegada a la parroquia que preside el padre Mariano Oberlin. El cura contó la historia de ese terreno que albergará ahora un colegio público con orientación en deportes, artes y oficios.


Esta tarde de martes no será una más para la barriada de Müller, en la capital de Córdoba. Y mucho menos para el párroco de la iglesia de la zona, el cura Mariano Oberlin, quien verá concretado un sueño que beneficiará a los chicos más vulnerables de ese sector de la ciudad.

Es que a las 19.30, la Provincia firmará el contrato de adjudicación de obra con la empresa que construirá la escuela Proa, en el terreno colindante con la iglesia y que fue expropiado para tal fin.

El predio de barrio Müller donde ahora se construirá una escuela para los niños más vulnerables de este sector de la ciudad. (Facebook)

Ese colegio está íntegramente pensado para las necesidades de los chicos de la zona, pensando en sus intereses y en aquellos cosas en las cuales pueden vincularse con la educación y a su vez obtener una futura salida laboral.

La escuela será pública y tendrá una orientación en artes, deportes y oficios, lo que siempre fue una “bandera” para el cura Oberlin que conoce como nadie por dónde pasa el interés de su comunidad.

El proyecto fue ideado hace un par de años atrás por el cura y el legislador Daniel Passerini, quien se ocupó de llevar a la Unicameral el proyecto para expropiar el terreno.

Pero, más allá de la alegría por la llegada de este nuevo proyecto educativo al barrio, Oberlin no se privó de contar en su sitio en Facebook la historia de ese predio, y en especial la vinculación directa que tiene con una vecina.

“Y quiero hacer un reconocimiento especial a Olga, una vecina que vive en frente de este terreno (sobre la calle Antonio Machado), que cuando todo eso era un gran basural, ella, con su pala y su rastrillo, hizo y mantuvo durante muchos años una placita que fue como un faro en medio de tanto abandono. Y a los jóvenes de las casitas de rehabilitación que con inmenso esfuerzo hicieron el playón polideportivo”, señaló en su Facebook.

Para Oberlin, la escuela que se pondrá en funcionamiento a futuro va a ayudar a que “los niños y adolescentes encuentren mayor incentivo para permanecer escolarizados y completar el ciclo medio, en el cual notamos una tasa muy alta de deserción”.

De acuerdo con los datos brindados por el párroco, los trabajos de construcción de la escuela comenzarán en un mes, y en 2020 estaría en condiciones de abrir sus puertas.





Comentarios