El colombiano fue desequilibrante y de un desborde suyo vino el segundo ante Patronato, que juega con 10.


Cada vez que encaró, ganó. Mauricio Cuero, figura en un triunfo vital de Belgrano. Ya en el primer tiempo marcó diferencias con sus velocidad, sin que Gabriel Gudiño, por ejemplo, lo pudiera capitalizar.

Pero en el arranque del segundo tiempo volvió a tirarla larga, inalcanzable para los defensores de Patronato, y de su desborde vino el tranquilizador gol de Marcelo Meli.

Después, el Patrón se quedó con uno menos por la roja a Pantaleone. Y Néstor Pitana se “comió” un penal alevozo de Juan Quiroga.

Y a los 20 el delirio en el Gigante, por el 3-0 a cargo de Maxi Lugo. Más goles en un partido que en todo el año para el Celeste.






Comentarios