Sustrajo una garrafa y una máquina de pintura y, cuando intentaba escapar, quedó atrapado a cuatro metros de profundidad.


Un hombre de 46 años debió ser rescatado por vecinos y policías cuando cedió un pozo negro y quedó atrapado a unos cuatro metros de profundidad. El delincuente había robado una garrafa y una máquina de pintura de una casa de barrio Villa El Libertador pero cuando intentaba escapar cayó al pozo séptico.

Según indicaron fuentes policiales, el hecho ocurrió alrededor de la 1.20 de la madrugada de este sábado en una vivienda sin moradores, de calle Tilcara al 600, una zona donde la altura de la napas ha dañado las estructuras de las viviendas.

Los vecinos escucharon los gritos de auxilio y llegaron al lugar para dar aviso a la Policía. El ladrón fue rescatado, asistido por un médico y luego, detenido.






Comentarios