En 2005, en la misma casa, el hombre baleó a su pareja y luego intentó quemar la vivienda. En su momento, la Justicia lo consideró inimputable. 


Un femicidio que, tal vez, se podría haber evitado.

Patricia G. (53), la mujer que en la noche de este domingo fue asesinada a balazos por su ex pareja, Alberto Bolomo (50), había sobrevivido a un ataque de éste en el año 2005, en la misma casa de barrio La France.

Este lunes amanecimos con la noticia de que en calle Juan de Rivadeneyra al 3.200, cerca del club Huracán, un hombre atacó y mató a balazos a su ex pareja delante de la hija de ambos, quien corrió a pedir ayuda.

El femicida se suicidó de un disparo en la cabeza.

El ataque ocurrió cuando la mujer se preparaba a festejar su cumpleaños. Bolomo llevaba un mes viviendo en otro lado.

Una historia violenta. Hace 13 años, en la misma casa, Bolomo baleó a Patricia y luego intentó quemar la casa. Incluso generó humo que se presenció a lo largo de toda la cuadra, cortada por policía y miembros del Eter que negociaban su entrega, tal como muestra la foto de portada. 

El hombre se atrincheró y amenazó con matarse. Finalmente accedió a entregarse a los uniformados, por ese entonces respondiendo al fiscal Juan Manuel Ugarte.

Patricia salvó por casualidad su vida. 

Bolomo, en tanto, fue arrestado e imputado, pero tiempo después quedó en libertad porque las pericias psicológicas indicaron que no comprendió la criminalidad de sus actos y, como tal, era inimputable.

Bolomo “estuvo impedido de comprender la criminalidad del acto y dirigir sus acciones”, indicaron los estudios, según difundió La Voz del Interior.

13 años después, el ataque se repitió y el resultado fue peor






Comentarios