Dos goles del juvenil en un 3-0 para el recuerdo en el Kempes. El primero fue de Ramírez, de penal. Mucho castigo para el Pirata, que está en zona de descenso y con el DT en la cornisa.


En un clásico inolvidable para Nahuel Bustos, autor de dos goles, Talleres sometió a Belgrano con un durísimo 3-0, que deja al Celeste en zona de descenso. Es la victoria más amplia de la T en Primera ante su clásico rival.

Un penal convertido por Juan Ramírez a los 44 minuto del primer tiempo, y el doble golpe aplicado por Bustos a los 2 y 5 de la segunda etapa, le dieron a Talleres un festejo inolvidable.

No ganaba un clásico oficial desde 2013, con el 1 a 0 en Copa Argentina. Y lo celebró con todo en un Kempes que no estuvo repleto pero que contó con un marco tremendo, de más de 45 mil espectadores. 

Belgrano quedó mal herido. Sufrió su tercera derrota consecutiva, volvió a evidenciar errores defensivos y orfandad ofensiva, está entre los cuatro que descienden; y el DT Lucas Bernardi, muy resistido, quedó en la cornisa.

El clásico cordobés fue con las dos hinchadas, después de largos años en un partido oficial. Y la fiesta se pintó de Albiazul.

El clásico arrancó disputado, como se esperaba, y también imprecisos y sin emociones. En la primera, Menosse le hizo sentir el rigor a Nahuel Bustos, con un cachetazo que el árbitro no advirtió.

Recién a los 21 se dio la primera de peligro, cuando Matías Suárez filtró un pase para Balboa y el remate de Balboa recorrió a el área sin que Lértora llegara para empujarla al gol.

Respondió Talleres, a los 25 en una trepada de Medina con un centro que conecto Bustos, con un disparo por sobre el travesaño.

Poco de los dos. Bustos, el más incisivo en el ataque Albiazul y Maroni tratando de entrar más en juego. Por eso a los 30 minutos se cerró a la posición de enganche.

Con las apariciones de Suárez, el Celeste se insinuaba con más peligro. Pero la tarde pintaba tranquila para los dos arqueros.

Hasta en el final del primer tiempo Ramírez transformó en gol un penal bien convalidado por Rapallini y la T se fue ganando al descanso, en su primer tiro al arco.

La falta la había cometido Rigamonti, al propio Ramírez y tras habilitación de Maroni.

Gol sicológico. Y ni hablar el doblete de Bustos en el inicio mismo del complemento. El primero, un golazo por el disparo del delantero al ángulo.

Todo Belgrano protestó por un supuesto codazo a Lugo en el arranque de la jugada, y que el árbitro no vio. 

Sin tregua, la T volvió a pegar, otra vez por Bustos, para golear a un Pirata desconcertado y una vez más con gruesos errores defensivos.

Pese a los golpes al mentón, el Pirata trató de recomponerse con la vergüenza deportiva de Matías Suárez. Su estandarte.

Entre la actuación de Herrera y la propia impericia, no logró ni siquiera descontar. Y al final se quedó con uno menos por la expulsión de Lértora, a pura impotencia.

Toda la preocupación se fue para Alberdi. Y la fiesta se instaló en el Kempes, del lado Albiazul, por un triunfo para el recuerdo.

Formaciones.

Talleres: Guido Herrera; Leonardo Godoy, Juan Cruz Komar, Carlos Quintana y Facundo Medina; Pablo Guiñazú; Tomás Pochettino Gonzalo Maroni y Juan Ramírez; Nahuel Bustos, y Junior Arias. DT: Juan Pablo Vojvoda.

Belgrano: César Rigamonti; Tomás Guidara, Sebastián Olivares, Hernán Menosse y Juan Quiroga; Leonardo Sequeira, Gastón Gil Romero, Federico Lértora y Gabriel Alanis; Adrián Balboa y Matías Suárez. DT: Lucas Bernardi.

Goles: PT 44m Juan Ramírez (T), de penal. ST 2m y 5m Nahuel Bustos (T). 

Cambios: ST Maximiliano Lugo por Gil Romero (B), 22m Jonás Aguirre por Alanis (B), 23m Tomás Attis por Balboa (B), 27m Andrés Cubas por Maroni (T), 43m Joel Soñora por Pochettino (T).

Amonestados. Godoy (T); Gil Romero, Lértora, Guidara. Attis (B).

Expulsado: ST 39m Federico Lértora (T).

Árbitro: Fernando Rapallini

Estadio: Kempes.




Comentarios