Recorrió las calles de Córdoba en protesta por la obra, que se ejecuta en la Comuna San Roque y que avanzaría hasta Cosquín. 


Una nutrida marcha recorrió este viernes las calles de Córdoba en defensa del medio ambiente y en rechazo de la Autovía de Punilla, que se está ejecutando en la Comuna San Roque y que pretende avanzar hasta Cosquín en una segunda etapa ya aprobada.

La Asamblea de Punilla, compuesta por grupos de la mayoría de las localidades del departamento, se concentró en la neurálgica esquina de Colón y General Paz para marchar en rechazo al proyecto vial ya que, según sostienen traerá consecuencias ambientales y sociales al valle.




Comentarios