Un obrero se topó con una bala de mortero enterrada. El proyectil fue detonado por personal especializado, horas después.


Lo que pudo ser una tragedia insólita terminó tan sólo como un hecho curioso, en Villa María, donde un obrero que cavaba un pozo se topó con un proyectil militar, enterrado a pocos centímetros  la superficie.

El extraño hallazgo ocurrió en el patio de una vivienda de barrio Las Playas, donde el trabajador iniciaba un pozo, para la construcción de una piscina, según informó la Policía.

En esas tareas, Marcos Tissera encontró el peligroso artefacto y dio aviso a la Policía, que retiró la bala de calibre 81 milímetros, que horas más tarde fue detonado por personal de Explosivos.

Este es el segundo proyectil hallado en muy pocos meses, según informa Villa María Vivo, que consigna que recientemente fue hallado otro de similares características en el patio del Concejo Deliberante de Villa María.




Comentarios