La cuarentena aplazó la boda de Facundo y Damián, que finalmente pudieron casarse gracias a la reapertura del Registro Civil.


Facundo y Damián tenían todo listo para casarse pero la cuarentena complicó todos los planes, al punto que pensaron realizar la boda en otra ciudad dado el paso interminable de las semanas.

Pero tras mucho esperar pudieron hacerlo este viernes, en Villa María, donde fueron una de las primeras bodas con barbijo y un estricto protocolo que sólo permite la presencia de un funcionario y los testigos de los novios.

Así las cosas Facundo Trucco, que es médico en una y Damián Knopoff, doctor en matemáticas, pudieron celebrar el primer matrimonio igualitario con barbijos de la provincia, en medio de varias medidas de prevención del coronavirus.

“La experiencia fue muy linda, todo nuevo. Nosotros habíamos pedido información para casarnos el mismo jueves que se decretó la cuarentena estricta por la mañana y ya nos dijeron que no se podía. Pero después de tres meses nos dieron la fecha”, relató Facundo a Villa María Ya.

Ante tanta espera, también evaluaron mudar la boda a Córdoba Capital, domicilio de Damián, pero no fue necesario: “fuimos a averiguar a Córdoba y nos dieron turno apenas se podía, pero luego una amiga que es abogada nos ayudó a gestionar el turno acá que es donde queríamos casarnos ya que es mi ciudad natal”, comentó Facundo.

“Sólo en momentos clave nos dejaron sacar fotos sin el barbijo. Usamos alcohol en gel, nos lavábamos las manos y lo importante es que no podía haber prácticamente nadie en la sala”, detalló sobre la dinámica de la ceremonia.




Comentarios