El ingeniero Juan Carlos Giraudo fue jefe de Mantenimiento y de Compras y Contrataciones entre 2011 y 2013. El veredicto se conocerá el 19 de este mes.


La Fiscalía solicitó este miércoles en el marco de un juicio oral y público que se tramita en Córdoba por presunto peculado, una pena de dos años de prisión en suspenso e inhabilitación de por vida para un ex directivo de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), acusado de encomendar a un empleado de la compañía estatal en horario de trabajo para realizar mejoras en su domicilio particular.

La investigación pudo determinar que el ingeniero Juan Carlos Giraudo, jefe de Mantenimiento y de Compras y Contrataciones de FAdeA entre 2011 y 2013 dispuso que un empleado instale el marco de un portón reja en su domicilio, una tarea que el hombre cumplió dentro del horario laboral y para la que utilizó en sus traslados un vehículo oficial de la empresa destinado a cuadros jerárquicos.

El ministerio Público Fiscal informó este miércoles que el fiscal Carlos Gonella solicitó al Tribunal Oral Federal en lo Criminal Federal número 1 de Córdoba que se condene a Giraudo a dos años de prisión en suspenso e inhabilitación absoluta y perpetua, como autor del delito de “peculado” de servicios.

Una de las pruebas más relevantes presentadas en el marco del juicio oral y público que se tramita en su contra, cuyo veredicto se conocerá el 19 de este mes, fue el resultado de una auditoría que determinó la presencia de un “desmanejo” en las tres áreas en las que se desempeñó el acusado en el ámbito de FAdeA: Compras y Contrataciones; Seguridad y Transporte; y Mantenimiento.

“El imputado fue Jefe de todas esas áreas y concentró mucho poder, por ello le era todo más simple y ese contexto de desorden fue el propicio para que se dieran estas órdenes, dado que la falta de control era total”, esgrimió el fiscal general número 2 de la ciudad de Córdoba.

De los tres hechos de peculado que se le imputaban, el fiscal Gonella validó uno, mientas que descartó los otros dos por considerar que no pudo acreditarse en el debate el aprovechamiento propio o en beneficio de un tercero.

Uno de esos hechos fue la construcción de accesorios para un “horno chileno” mientras que el otro fue la supuesta fabricación de un carro tipo tráiler que, en este caso, no pudo probarse que los materiales utilizados hubiesen pertenecido originariamente a la empresa.

En el marco del debate, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 dispuso un cuarto intermedio hasta el 19 de noviembre, cuando será el turno de las últimas palabras del acusado y, luego de un cuarto intermedio, de la lectura del veredicto.




Comentarios