Cientos de fanáticos se dieron cita en el hotel donde Diego estuvo alojado. Y su salida al Kempes fue complicada.


Se sabe. Diego Maradona despierta pasiones por donde vaya, y mucha curiosidad por parte de aquellos que no llegan a idolatrarlo.

Desde este domingo, cuando arribó a Córdoba, Maradona a revolucionado la ciudad y todo lo que pasa a su alrededor.

Desde el impresionante operativo de seguridad que lo custodia y que arrancó desde el aeropuerto hasta el refuerzo que se dio en ese sentido en el hotel Holiday Inn, lugar donde estuvo alojado hasta la partida este lunes hacia el estadio Mario Alberto Kempes, para disputar el partido con Talleres.

Si la gente era mucha en la previa de esta partida, a la hora en que se estimaba que Diego se asomaría el número aumentó de manera exponencial, por lo que la salida del plantel de El Lobo no fue muy ordenada que digamos.

De todos modos, la cosa no pasó a mayores.




Comentarios