Por Marcelo Chaijale. El entrenador destacó la entrega de la Gloria en una campaña histórica para el club: Pusimos el corazón.


Una mezcla de sabores quedó en la boca de todos en Alta Córdoba. Lo primero que sintieron en Instituto fue el gusto amargo por la eliminación, en casa, a manos de Olímpico.

Pero “masticando” la bronca se endulzan en la Gloria con el reconocimiento de una temporada histórica en la Liga Nacional de básquet.

“Es difícil mirar atrás en caliente para ver que hemos hecho en estos casi estos 10 meses ininterrumpidos, en esta Liga tan larga, pero a priori para el club fue muy buena campaña”, indicó el entrenador Ariel Rearte, encargado de llevar al equipo a los playoffs.

“Es cierto que todos queríamos ir a La Banda a jugar el quinto partido y seguir vivos en esta Liga Nacional… Pero no alcanzó”, agregó tras la derrota 87-80 y el 1-3 irreversible en la serie.

“Lo positivo es que dimos todo, siento que nadie se guardó nada, que ningún jugador y ningún integrante del cuerpo técnico se guardó nada, dejaron, dejamos todo, y para mi como líder de este proceso, es una gran tranquilidad saber que se dejó todo aunque no alcanzó”, confesó el técnico chaqueño a Día a Día.

“El aplauso de la gente al final refleja que el equipo dejó todo y se perdió dejando todo”, reafirma, con tranquilidad Rearte.

“Nosotros más allá de venir de atrás y luchar el partido, pusimos el corazón, jugamos con el corazón, con muchas ganas de ganar, por momentos encontrando el camino, en otros errando el camino”, insistió el DT.

Fue el octavo enfrentamiento entre Instituto y Olímpico en la temporada de la Liga. Cuatro en la fase regular y los restantes en los playoffs.

Eran imbatibles de local. Ninguno había podido festejar de visitante, hasta que el elenco santiagueño dio el golpe en el Sandrín y sacó pasaje a la semifinal de la Conferencia Norte.

“El cuarto partido de la llave fue distinto a los tres anteriores de la serie, donde nosotros tomamos el control y el trámite del juego lo manejamos nosotros. Olímpico hizo un primer cuarto muy bueno, nos sacó diferencias importantes, y con esa tranquilidad jugó todo el partido”, analizó el entrenador Albirrojo.

“Volvimos varias veces al partido, pero son un equipo de jerarquía y en los momentos decisivos del juego metieron los puntos que solo los jugadores de jerarquía hacen”, agregó el chaqueño.

LA ENERGÍA

Instituto venía de atrás, estaba abajo por 3 (72-75) cuando faltando 3’23 para el final bajó la energía en el estadio de Alta Córdoba y el partido se detuvo por varios minutos.

A la vuelta, la visita mandó un parcial de 5-0, y la Gloria sufrió la falta de luz.

“Podríamos haber vuelto mejor después de la interrupción, pero el cierre de (Kyle) Lamonte fue con cosas del Lamonte de hace tres o cuatro años, del mejor Kyle Lamonte”, indicó el entrenador del elenco cordobés.

–¿Hablamos en la previa de la importancia de Lamonte en los momentos clave?

–Si, lo hablamos, y lo habíamos controlado muy bien en toda la serie. Propusimos que tirara con (Sam) Clancy encima en el final de las acciones, y las tiró con Clancy encima… Son apuestas y tuvo calidad para definir el partido. Olímpico fue un rival de mucha jerarquía. En los momentos decisivos pensaron, se pasaron la bola, y metieron los tiros difíciles.






Comentarios